domingo, 12 de marzo de 2017

Reseña | Un monstruo viene a verme


Un monstruo viene a verme
(Patrick Ness — Idea original de Siobhan Down)
Nube de tinta
Rústica con solapas
205 páginas
14,95€
Sinopsis: Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e incansable tratamiento. No, este monstruo es algo diferente, antiguo... Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.
Opinión personal:
            Un monstruo viene a verme es de esos libros que son mucho más de lo que puedan parecer desde un primer momento, es de esas historias que no solo pasan por tus manos sin más, es de esas novelas que calan en el lector como si fuese una lluvia inesperada… la historia que cuenta no se puede describir con palabras, ni comprenderse de manera superficial, ni leerse como si no fuesen más que páginas. Un monstruo viene a verme te devorará a ti, pasará por cada uno de tus sentimientos, romperá cada mínimo trozo de tu ser, lo recompondrá de esa manera que solo él sabe, reptará por tu interior hasta que comprendas que no es un libro sin más para leer en una tarde, es mucho más que un mero libro, es mucho más que las etiquetas cualquiera que se puedan poner para definirlo, es mucho, mucho más que aquello que te pueda hacer sentir en un momento, porque, cuando pienses que lo has comprendido todo, que has aprendido todo lo que has podido reflexionar con sus frases, una nueva oleada de significados entre sus líneas abrirá tus ojos de nuevo.


           Este no es un libro del que sea necesario conocer de qué trata, con el mero pensamiento de conocer que se trata de un libro cargado de emociones, sentimientos, reflexiones, vidas, comprensiones por parte del lector como de los personajes, madurez, secretos que uno ni siquiera supiera que convivía con ellos y… bueno, básicamente con conocer que se trata de una historia creada a base de pequeñas historias y de pensamientos tan profundos como un universo entero, creo que bastaría. No es ni necesario conocer la sinopsis, ni siquiera los nombres de los personajes, ni aquello que precede a la novela; al coger el libro entre tus manos, solo es necesario conocer que hay sentimientos más fuertes que el amor, el dolor, la furia y la tristeza, es una fusión de todos ellos, es conocer más allá de cada uno de ellos y recoger las semillas que han sembrado en uno, es destacar que una persona no solo se siente triste o enfadada, que uno no conoce lo que quiere porque pasa por etapas, sencillamente, dentro de una persona vive más de lo que pueda mostrarse por fuera, a veces, hay sentimientos que ni siquiera uno conoce que viven en él, hay emociones y secretos y verdades que uno no quiere admitir, no quiere aceptar, no quiere entender.

            Dentro de este pequeño libro cabe más de una historia, contiene también tres pequeñas historias que dan vida y lucidez a la vida del protagonista, y nos muestran una gran gama de grises al lector. No existe una historia únicamente vestida de negro ni una persona solo envuelta en blanco, los matices entremezclados entre los dos colores son la diferencia, son la realidad.

            ¿Quién pudo pensar que un tejo no era más que un mero árbol? Un árbol que conoce mucho más del mundo que cualquier grano de arena llevado por el viento desde una punta del mundo a la contraria, conocer de aquello que no conocen los demás es lo que marca la diferencia, sea de un monstruo o sea de una persona.
            Un monstruo en forma de tejo y un niño de doce años enseñan al lector por medio de la vida del segundo y a través de cuatro historias que no todo es lo que parece, aquello que uno guarda sin mostrar a los demás puede hacernos daño, los deseos a veces no son lo que uno de verdad quiere… doscientas páginas cargadas de pequeños detalles recogidos en una explosión. No es solo una historia triste, ni solo dramática, ni solo profunda; no es una novela para niños ni tampoco para adultos, es una novela para todas las edades, porque cada rango de edad puede sacar algo en claro de sus páginas; no es un libro realista, ni tampoco pura fantasía, se convierte en una locura entremezclada. No es un libro de lectura rápida y amena porque, aunque lo leas en un par de horas, su historia te seguirá allá a donde vayas los días y semanas siguientes, las frases del monstruo se tirarán en trampolín entre tus recuerdos y jugarán con las lianas de tus pensamientos para filtrar sus reflexiones en tu propia vida.

            No es un libro sin más, no es simplemente una novela sobre un monstruo y un niño, no es solo un mero camino hacia la verdad, no es conocerse a uno mismo sin más… no es solo una enseñanza. No, este libro es mucho más que mucho, este libro te lee a ti y no al contrario, devorará cada una de tus células y acechará entre tus sueños, atrapará recuerdos y verdades para envolverlos en papel de seda y mostrarlos frente a ti… pero, para que conozcas todo eso, será necesario que lo leas.

Os quiere,

miércoles, 8 de marzo de 2017

El método 15/33 [Shannon Kirk]

El método 15/33
(Shannon Kirk)
Ediciones B
Rústica con solapas
368 páginas
17,50€
¡A la venta el 6 de julio!
Sinopsis: Imaginad a una chica de dieciséis años, embarazada y vulnerable, a quien acaban de arrancar de la tranquilidad de su hogar para arrojarla dentro de una furgoneta destartalada. Raptada… Sola… Aterrorizada.
Ahora, olvidaos de ella.
Imaginad en cambio a una prodigiosa manipuladora de dieciséis años que, desde los primeros instantes de su secuestro, se centra, con tanta serenidad como determinación, en dos cosas: salvar al niño que lleva en su seno y vengarse.
Metódica y calculadora, pone a punto un plan organizado de manera casi científica en el que nada está librado al azar. Su férrea voluntad y su ingenio serán sus mejores armas contra la brutalidad de sus raptores, y lo único que le falta por hacer es esperar el momento ideal para lanzar su ataque.
Opinión personal:
      Desde el momento en que la subestimaron, su mente ya planeaba una venganza lo suficientemente cruel para todo aquel que había dejado un grano de arena en su secuestro; en cada paso en falso que ellos realizaban, ella era la que vigilaba agazapada en una esquina, calculando, maquinando, consiguiendo nuevos recursos, ampliando su forma de sobrevivir ella y el hijo en su vientre. No solo ansiaba salir viva de aquel lugar. También anhelaba regalarles la venganza más dolorosa a sus captores y cómplices, de tal grado que ellos no podrían siquiera haber imaginado…

    Estoy en un estado después de leer esta novela que no sé explicar con palabras... es como si me hubiesen metido en una lavadora y el modo de centrifugado me haya escurrido hasta dejarme completamente mareada y hecha una bolita enredada en mí misma. Es como... increíble, flipante, brillante, majestuoso...

     No tengo palabras para describir lo sublime de esta novela, el entramado en la mente de la protagonista es tan sumamente complejo que en ocasiones debía releer párrafos enteros para poder empaparme de su esencia al completo, poder siquiera captar una ligerísima idea de aquello que su cerebro maquinado para no sentir, para poder apagar las emociones y no distraerse de aquello que de verdad importaba, pero para nada es algo que atrase la lectura, ni de lejos, es más, hace falta recalcar que estas páginas volaron en mis manos, apenas veinticuatro horas de lectura bastaron para leer y volver a releer escenas de una novela de casi cuatrocientas páginas.

 El poder de la mente de la protagonista es tan brutal, tan meticuloso, tan locamente escalofriante que una vez habría la novela desconectaba por completo del mundo, qué decir si me la he leído en prácticamente un día,

     La protagonista es brutal, no refleja sentimientos, no, pero esto no provoca que no crezca una empatía por su situación, esto no produce que al lector no se le encoja el corazón de sufrimiento ante una escena de desesperanza, esto no deja de crear y recrear un dolor lacerante cuando, sin mostrarse completamente pero sabiéndose, que el interruptor del miedo ahoga las emociones de la protagonista y llene de pavor al que mantiene en sus manos el libro. El poder de su mente es increíble, tan meticuloso, tan locamente escalofriante que puedo decir con total claridad que he vivido esta novela, la he sentido como una extensión de mí, ni me sorprende que en mis momentos de descanso me viniensen oleadas de comprensión acerca de lo sentido por la joven embarazada encarcelada entre cuatro paredes, de su idea de salir y venganse, de esa sensación de angustia que no le invadía siquiera a ella pero me hacía enloquecer a mí misma, meramente leyendo un par de páginas. Su dese de buscar el momento indicado para su obra maestra y dar comienzo al espectáculo; el dolor y el pánico venían en ráfagas cuando el libro se aparcaba en su lugar cerca de mi mesilla, a pesar de que supiera que era ficción, a pesar de que mi cerebro analizase que aquello no era real…

     Un thriller psicológico que mantendrá en vilo al lector, puedes conocer el desenlace desde el propio inicio, desde la misma primera página donde la protagonista refleja con palabras que aquello es su historia, que aquello pasó y fue superado, pero el lector es el que no lo supera, es al lector a quien se le detiene el aliento ante momentos de locura, cuando sabe que todo puede acabar con un soplo de aire, que nada de ello puede llegar a ser así, pensando en espejismos e historias sin final, con un final arrancado, sin verdades, solo páginas camufladas…
«Tu adversario a menudo no verá siquiera venir tus proyectos, siendo consumido por los suyos propios. No busques elogios de manera inconsciente hacia tu ingenio y con ello llegar a llamar la atención: sáciate con tu propia aprobación. Estate seguro de que vas a ganar.»
     No hay una sola protagonista, los capítulos se alternan con la mano del detective del FBI que lleva el caso de una joven embarazada bajo el nombre de Dorothy, él posee su propia odisea particular, sus porqués, sus argumentos, sus pistas falsas y las verdaderas tomadas por mentiras, las sospechas, el miedo a no llegar a tiempo, el corazón encogido y la mente embotada, huir de la escena o saltar hacia ella con valentía… o mejor con temeridad, actuar con cabeza o dejar el raciocinio en el umbral de la puerta antes de pasar a la escena del crimen.

     Cada final de capítulo deja la miel en los labios, para adentrarse en otro que simula no ser tan bueno como el dejado atrás… para demostrar que puede incluso superarlo. Mi corazón latía con la fuerza de un caballo galopando sin frenos, para al segundo siguiente pegar un vuelco de tres metros, salir de mi garganta, admirar las alturas y las escenas leídas y volver de golpe a su sitio dejándome noqueada. Pensar… y dejar de pensar en absoluto, querer imaginarse las descripciones, pero con el miedo de pasar página y comprobar que lo que llega es aún peor… Angustia, dolor, miedo, verdadero pánico, casi creo que he llegado a sentir mucho más que la propia protagonista, atrapada por su captor.

    No puedo dejar de destacar el sobrecogedor trabajo de investigación realizado por la autora acerca de la mente humana, acerca de cómo esta puede actuar, cómo algunos “no tan denominados como sociópatas” pueden no tener miedo, no amar, no sentir nada, no por temor a sentirlo, sino porque simplemente no les apetece encender el interruptor y dejarse llevar por las emociones, y, cuando lo hacen de verdad, puede llegar a ser algo fatal, cargado de sensaciones de tal magnitud que uno no vuelve a sentirse nunca igual... y sus consecuencias.

     El desenlace llega a la altura, incluso supera esas alturas que uno desee poner al inicio del relato: una verdadera locura cargada de veracidad, con toques de cordura bien mezclados y un último toque de sensibilidad, quizás sobrepasado con un dolor muy necesario pero siendo el verdadero pesar al fin y al cabo; para finalmente dar el toque de gracia con un presente protagonizado por la fiera que había sido enjaulada pero, con su propia ayuda producida desde la mente, salida victoriosamente, quizás algo demasiado endulzado, comprendo las pinceladas de ternura, pero quizás a lo largo de tantas páginas me habré vuelto una insensible y habré apagado el interruptor del amor al concluir las últimas páginas.

     Nada más que decir salvo que quiero más novelas de suspense así, que me mantengan en vilo, que me arranquen el aliento ya no detengan, que las palabras hayan aprovechado mis momentos de delirio máximo para acudir a mi corazón y comprimirlo con sus letras... a pesar de saber desde el inicio, desde la misma primera página el final, no puedo negar que he sufrido en incontables ocasiones, pensando que era solo un espectro de idea, que no era real ese final: una reverencia a la magia de las palabras.
En resumen, El método 15/33 contiene la historia de una chica con una mente increíblemente organizada, disponiendo de una historia que te arrancará el aliento de los pulmones para devolvértelo de golpe de nuevo y sentir la sobrecarga de oxígeno con agonía: dolor, angustia, pánico e incluso amor es lo que representa esta novela, quizás no por orden, ni tampoco por importancia, pero, al fin y al cabo, cometerá todos esos crímenes camuflados de sentimientos insensibilizados contra el lector.
Os quiere,

sábado, 4 de marzo de 2017

Reseña de After

After
(Anna Todd)
Planeta
Rústica con solapas
576 páginas
17,90€
Sinopsis: Tessa Young se enfrenta a su primer año en la universidad. Acostumbrada a una vida estable y ordenada, su mundo cambia cuando conoce a Hardin, el chico malo por excelencia, con tatuajes y de mala vida. La inocencia, el despertar a la vida, el descubrimiento del sexo… un amor infinito, dos polos opuestos hechos el uno para el otro.
Opinión personal:
     Sí que hay libros en los que no sucede nada, en los que las páginas se suceden una detrás de otra sin que algo te haya hecho detener el aliento, sin algo que te haya encandilado, sin algo que te haya emocionado… pero esos libros se quedan en el olvido, apenas se habla de ellos y pasan a enseñar al autor lo que no se debe hacer, ahora bien, que salgan cuatro libros y el número siga creciendo exponencialmente ya es otro mundo.

(O cómo perder neuronas escribiendo)


     Comprendo que los gustos de cada uno son como sus opiniones respecto de algo, cada uno tiene la suya propia, a veces completamente distinta de los demás, pero me resulta realmente desconcertante que alguien pueda defender estos libros: ¿son adictivos? Sí. ¿Un tocho considerable que se pasa en un suspiro? Sí. ¿Cuenta una historia interesante? No. ¿Una relación que todos querrías vivir? Hmm… si una mujer tiene tan poco respeto por sí misma que se quiere dejar manipular al antojo de un chico al que acaba de conocer… ¡allá ella! Pero no puedo más que destacar que ¡es una relación completamente enfermiza! Luego profundizaré más en ello, no os preocupéis, que esta reseña va para largo.

     Comencemos con los protagonistas… cof, cof, cof. Existen personas en la vida real que han vivido siempre cual chiquillas obedientes, con una vida perfecta —o eso intentan demostrar—, con ni un solo pelo fuera del moño y… en resumen, guarda las apariencias, que nadie debe saber cómo somos en realidad; y claro, resulta que a la primera de cambio que la niña perfecta sale de su casita de caramelo cuando se desmelena cual animal en celo, en sentido de esto es total, obviamente —ironía, señores—; pero a pesar de desmadrarse a la primera de cambio no podemos obviar que sigue siendo una persona que se guarda dentro de los márgenes y no alza la voz ni aunque la insulten de la manera más terrible ni aunque la estén tratando cual trapo usado y, tras un lavado, de nuevo otra y otra vez más, y en el momento en el que de su boquita perfecta sale un tono más alto parece que el mundo se ha movido de su eje porque se sorprende a sí misma… vergüenza ajena es lo que siento al pensar en Tessa y en Anna Todd al crearla.
—Eres demasiado buena para mí y vivo con el miedo a que te des cuenta y la esperanza de que no lo hagas. (Querido Hardin, deja de ser tan malditamente egocéntrico y estúpido. Gracias.)
     Luego está Hardin, un espécimen digno de ser diseccionado —para que no vuelva a la vida nunca también—… ¿en serio este es el prototipo de chico perfecto que quieren tener las adolescentes que lo han leído? Por cierto, qué adolescentes ni qué nada, esta saga no debería ser catalogada como juvenil, pero a ello voy después. Hardin es el personaje masculino más maltratador, mente cerrada, celoso, estúpido y voy a parar ya porque no quiero soltar las frases que ahora mismo aparecen en mi cabeza porque dejáis de pensar en mí como la administradora tranquila y seria que soy —mentira—. Hay gente que comenta que NO HAN VISTO LA RELACIÓN ENFERMIZA ENTRE ESTOS DOS ZOQUETES ¿cómo es posible? ¿Cómo? Se piensa la gente que un hombre maltratador solo pega a las mujeres o parejas o lo que sea, pero damas y caballeros,el maltrato psicológico está al orden del día y es algo que a veces puede provocar incluso peores secuelas que el golpe o empujón: nadie puede decirte cómo debes vestirte, nadie debe obligarte a relacionarte con una determinada gente o cortar otros lazos solo porque le apetece o porque siente celos, nadie debería prohibirte hacer algo que te gusta u obligarte a realizar otro que odias… todos somos personas iguales en un mismo planeta, cada uno tenemos nuestros propios pensamientos y gustos, si yo quiero hablar con alguien y otro me lo prohíbe sin darme argumentos que realmente tienen sentido y no únicamente por un ataque de celos, no tengo por qué hacerle caso y directamente olvidarme de esa persona y la relación tóxica que tengo con ella. ¿Hola? A veces el amor ciega *cof*aunque-no-el-de-te-acabo-de-ver-y-flop*cof* pero si después de media docena de veces en las que Tessa sale llorando por el carácter de Hardin, yo me lo pensaría la verdad. ¿Y tener cuidado por cada palabra o frase que dice para que “al señor Hardin” no le dé un ataque de agresividad, ¿qué eres? ¿Una persona o una marioneta a manos de un depredador? Es que no tiene sentido, NINGUNO.


(Más bien un amor que no se acaba porque Tessa es tonta)
    Creo que de la “relación amorosa” he hablado suficiente, ¿no?

     La prosa —si es que ese es el nombre adecuado— de la novela es… ¿cómo decirlo siendo más exacta? Vacía. Nula. No exagero al referirme que el noventa por ciento de la novela son diálogos y el resto maravillosas escenas de sexo —es ironía, no me maliterpretéis, es que necesito usar el sentido del humor si no quiero darme de golpes contra una pared—, es que ni siquiera en novelas eróticas he visto tal vocabulario soez, todo tan malditamente detallado que ni siquiera conozco tan bien cómo es Tessa físicamente a lo que ambos hacen en la cama. Hay alguna descripción suelta por el campo, pero son TAN pesadas, tan que-no-dicen-nada, tan empalagosas en ocasiones que mejor que la autora hubiese dejado “los sentimientos” para diálogos en su vida cotidiana (?)
—Me gusta quién soy cuando estoy contigo. (¿Te gusta tratar a la mujeres como un trapo, Hardin? ¿O que esa única chica que te aguanta —por idiota— te tenga miedo de que en cualquier momento te vuelvas agresivo e insultes su ropa? Sí, no hay mejor forma de ser que esa, claro *aplausos*)
     Y de ahí va el género del libro, ¿juvenil? ¿Dónde? Me he escandalizado una y mil veces con los detalles en las escenas de cama hasta yo, a veces hasta me apetecía sacarme los ojos de las cuencas para no seguir leyendo tales… tales… ¡no sé ni cómo describirlo! He leído libros de género erótico, pero… pero… es que no tiene ni punto de comparación: After es meter sexo a saco, sin filtros, sin “amor”, sin elegancia, tratando a la mujer como un mero objeto sexual es… denigrante es que se queda corto para definirlo.

(No era tan necesario, la verdad)
     He leído los dos primeros libros y desisto por completo, no quiero perder más neuronas leyendo el resto; a veces he terminado un libro con una sensación vacía, pocas veces porque la gran mayoría de lecturas te enseñan algo, ¡algo! Pero con After es un constante, ¿por qué estoy leyendo esto? Preferiría aprenderme la Constitución de memoria a seguir torturándome de esta manera, pero como soy masoca pues seguí con el dos, pero ya he aprendido la lección, libros de adolescentes hormonados de Wattpad, lo siento, pero no sois lo mío.
En resumen, si alguien necesita perder la fe en la humanidad y en las editoriales, adelante, coged After y saltaos páginas, no os perderéis nada, incluso una telenovela con «porqués», de más de cien capítulos tiene más trama que esto.
 Os quiere,