domingo, 6 de noviembre de 2016

Reseña | Un monstruo viene a verme


Un monstruo viene a verme
(Patrick Ness — Idea original de Siobhan Down)
Nube de tinta
Rústica con solapas
205 páginas
14,95€
Sinopsis: Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e incansable tratamiento. No, este monstruo es algo diferente, antiguo... Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.
Opinión personal:
            Un monstruo viene a verme es de esos libros que son mucho más de lo que puedan parecer desde un primer momento, es de esas historias que no solo pasan por tus manos sin más, es de esas novelas que calan en el lector como si fuese una lluvia inesperada… la historia que cuenta no se puede describir con palabras, ni comprenderse de manera superficial, ni leerse como si no fuesen más que páginas. Un monstruo viene a verme te devorará a ti, pasará por cada uno de tus sentimientos, romperá cada mínimo trozo de tu ser, lo recompondrá de esa manera que solo él sabe, reptará por tu interior hasta que comprendas que no es un libro sin más para leer en una tarde, es mucho más que un mero libro, es mucho más que las etiquetas cualquiera que se puedan poner para definirlo, es mucho, mucho más que aquello que te pueda hacer sentir en un momento, porque, cuando pienses que lo has comprendido todo, que has aprendido todo lo que has podido reflexionar con sus frases, una nueva oleada de significados entre sus líneas abrirá tus ojos de nuevo.


           Este no es un libro del que sea necesario conocer de qué trata, con el mero pensamiento de conocer que se trata de un libro cargado de emociones, sentimientos, reflexiones, vidas, comprensiones por parte del lector como de los personajes, madurez, secretos que uno ni siquiera supiera que convivía con ellos y… bueno, básicamente con conocer que se trata de una historia creada a base de pequeñas historias y de pensamientos tan profundos como un universo entero, creo que bastaría. No es ni necesario conocer la sinopsis, ni siquiera los nombres de los personajes, ni aquello que precede a la novela; al coger el libro entre tus manos, solo es necesario conocer que hay sentimientos más fuertes que el amor, el dolor, la furia y la tristeza, es una fusión de todos ellos, es conocer más allá de cada uno de ellos y recoger las semillas que han sembrado en uno, es destacar que una persona no solo se siente triste o enfadada, que uno no conoce lo que quiere porque pasa por etapas, sencillamente, dentro de una persona vive más de lo que pueda mostrarse por fuera, a veces, hay sentimientos que ni siquiera uno conoce que viven en él, hay emociones y secretos y verdades que uno no quiere admitir, no quiere aceptar, no quiere entender.

            Dentro de este pequeño libro cabe más de una historia, contiene también tres pequeñas historias que dan vida y lucidez a la vida del protagonista, y nos muestran una gran gama de grises al lector. No existe una historia únicamente vestida de negro ni una persona solo envuelta en blanco, los matices entremezclados entre los dos colores son la diferencia, son la realidad.

            ¿Quién pudo pensar que un tejo no era más que un mero árbol? Un árbol que conoce mucho más del mundo que cualquier grano de arena llevado por el viento desde una punta del mundo a la contraria, conocer de aquello que no conocen los demás es lo que marca la diferencia, sea de un monstruo o sea de una persona.
            Un monstruo en forma de tejo y un niño de doce años enseñan al lector por medio de la vida del segundo y a través de cuatro historias que no todo es lo que parece, aquello que uno guarda sin mostrar a los demás puede hacernos daño, los deseos a veces no son lo que uno de verdad quiere… doscientas páginas cargadas de pequeños detalles recogidos en una explosión. No es solo una historia triste, ni solo dramática, ni solo profunda; no es una novela para niños ni tampoco para adultos, es una novela para todas las edades, porque cada rango de edad puede sacar algo en claro de sus páginas; no es un libro realista, ni tampoco pura fantasía, se convierte en una locura entremezclada. No es un libro de lectura rápida y amena porque, aunque lo leas en un par de horas, su historia te seguirá allá a donde vayas los días y semanas siguientes, las frases del monstruo se tirarán en trampolín entre tus recuerdos y jugarán con las lianas de tus pensamientos para filtrar sus reflexiones en tu propia vida.

            No es un libro sin más, no es simplemente una novela sobre un monstruo y un niño, no es solo un mero camino hacia la verdad, no es conocerse a uno mismo sin más… no es solo una enseñanza. No, este libro es mucho más que mucho, este libro te lee a ti y no al contrario, devorará cada una de tus células y acechará entre tus sueños, atrapará recuerdos y verdades para envolverlos en papel de seda y mostrarlos frente a ti… pero, para que conozcas todo eso, será necesario que lo leas.

Os quiere,