domingo, 24 de abril de 2016

¡Novedad abril! Corazón de cristal

¡Feliz día del libro, amorosos lectores míos! <3

Hoy os vengo con una entrada que no suelo publicar, pero es que aunque nunca publico novedades mensuales ni las que sean de libros, este me hace verdadera ilusión y, siendo poco conocidos y autopublicados, ¡tengo que hacer eco de su publicación y dar algo más de difusión! :P

Hace unos años —allá por el 2013— leí la primera novela de una autora que me dejó completamente prendada, de su prosa de sus personajes... un libro realmente bueno siendo una autora novel, ese libro fue Corazón de sombras (cuya reseña podéis leer aquí), no tuvo gran difusión al tratarse de una autora que se publicó a sí misma y sacó adelante todo lo de publicidad o lo que fuera posible para hacerla un poco más conocida; asimismo, tenéis en el blog una entrevista que le hice a Julia de la Fuente, en la que podéis advertir la chica tan adorable que es (¡aquí, aquí!).

Ahora bien, años después, tras correcciones por mil y lectores como yo deseando saber cómo sigue la historia de los protagonistas, ¡sale a la venta su segunda parte: Corazón de cristal! Y, aunque la mayoría a lo mejor no hayáis oído hablar ni de la autora ni de la saga que tiene entre manos, no puedo más que darle algo de publicidad por aquí, porque realmente merece la pena. Os dejo a continuación los datos de este segundo libro, a la vez que la portada y sinopsis de este primero, puede ser que los amantes de la fantasía os pique realmente la curiosidad por su trama, pero para mayor información, os recomiendo pasaros por una más extensa opinión en la reseña que os he dejado arriba.

Título: Corazón de cristal
Autora: Julia de la Fuente
Editorial: Kérkilos (autopublicación)
528 páginas
Rústica cosida con solapas
ISBN: 978-84-608-6930-6
Precio: 17€
Sinopsis: (con spoilers del primer tomo) Dos almas buscándose sin saber cómo encontrarse.
Un presente atormentado y un pasado olvidado que se resiste a morir y que quizás esconda las claves del futuro.
Anaïs ha regresado allí donde todo comenzó, allí donde siglos atrás el curso natural de los hechos se vio truncado y una historia de amor quedó sesgada para siempre: París.  Pero para siempre es mucho tiempo…
Nadie dijo que el amor fuera fácil y la pregunta es: ¿qué estás dispuesto a arriesgar?

Primera parte...

Sinopsis: Siglo XV, París. Dos corazones ardiendo enamorados, un mismo infierno de un amor imposible en el que consumirse. Una dama enferma y un misterioso salvador amparado en las tinieblas. Un trato y unos colmillos brillando en la oscuridad. Sentencia de muerte eterna.
Tiempo después. Una cacería salvaje a la luz de la luna llena y un muchacho atormentado, un mismo bosque en el que perderse. Un encuentro fortuito que cambiará su destino para siempre. Dos almas buscándose sin saber cómo encontrarse.
Nadie dijo que el amor fuera a ser fácil y la pregunta es: ¿qué estarás dispuesto a arriesgar?


Sobre la autora:
JULIA DE LA FUENTE nació en Cuenca el 7 de mayo de 1995. A una temprana edad, la lectura se convirtió en su mayor pasión y supo que quería dedicarse a crear historias que emocionaran e invitaran a soñar a sus lectores, tal y como sus escritores favoritos habían conseguido con ella.  Con 18 años publicó Corazón de sombras, su primera novela, que da comienzo a esta saga. Actualmente compagina la carrera de Filosofía, la colaboración como redactora en diversos medios culturales, su canal de youtube y la escritura, pues en su imaginación no dejan de brotar nuevas ideas.

Instagram: @nixy_
Twitter: @Liadela_soul
Canal de youtube: Julia De la Fuente

Podéis conseguirlo, contactando con la autora directamente desde su blog o en algunas librerías físicas de Cuenca, Albacete y Toledo.
Os aseguro que, si le dais una oportunidad, no creo que os arrepintáis de la belleza poética de su pluma, ni de conocer sus personajes, es más, crecerá en vosotros un ansia de conocer más acerca de Anaïs... y de descubrir cada detalle hasta el punto de desear enseguida más aun.
No hago entradas de este tipo, así que una razón más para pensarse por lo menos la lectura de esta saga, no lo recomendaría encarecidamente si no supiera de lo que hablo :P

Os quiere,

viernes, 15 de abril de 2016

Reseña de After

After
(Anna Todd)
Planeta
Rústica con solapas
576 páginas
17,90€
Sinopsis: Tessa Young se enfrenta a su primer año en la universidad. Acostumbrada a una vida estable y ordenada, su mundo cambia cuando conoce a Hardin, el chico malo por excelencia, con tatuajes y de mala vida. La inocencia, el despertar a la vida, el descubrimiento del sexo… un amor infinito, dos polos opuestos hechos el uno para el otro.
Opinión personal:
     Sí que hay libros en los que no sucede nada, en los que las páginas se suceden una detrás de otra sin que algo te haya hecho detener el aliento, sin algo que te haya encandilado, sin algo que te haya emocionado… pero esos libros se quedan en el olvido, apenas se habla de ellos y pasan a enseñar al autor lo que no se debe hacer, ahora bien, que salgan cuatro libros y el número siga creciendo exponencialmente ya es otro mundo.

(O cómo perder neuronas escribiendo)


     Comprendo que los gustos de cada uno son como sus opiniones respecto de algo, cada uno tiene la suya propia, a veces completamente distinta de los demás, pero me resulta realmente desconcertante que alguien pueda defender estos libros: ¿son adictivos? Sí. ¿Un tocho considerable que se pasa en un suspiro? Sí. ¿Cuenta una historia interesante? No. ¿Una relación que todos querrías vivir? Hmm… si una mujer tiene tan poco respeto por sí misma que se quiere dejar manipular al antojo de un chico al que acaba de conocer… ¡allá ella! Pero no puedo más que destacar que ¡es una relación completamente enfermiza! Luego profundizaré más en ello, no os preocupéis, que esta reseña va para largo.

     Comencemos con los protagonistas… cof, cof, cof. Existen personas en la vida real que han vivido siempre cual chiquillas obedientes, con una vida perfecta —o eso intentan demostrar—, con ni un solo pelo fuera del moño y… en resumen, guarda las apariencias, que nadie debe saber cómo somos en realidad; y claro, resulta que a la primera de cambio que la niña perfecta sale de su casita de caramelo cuando se desmelena cual animal en celo, en sentido de esto es total, obviamente —ironía, señores—; pero a pesar de desmadrarse a la primera de cambio no podemos obviar que sigue siendo una persona que se guarda dentro de los márgenes y no alza la voz ni aunque la insulten de la manera más terrible ni aunque la estén tratando cual trapo usado y, tras un lavado, de nuevo otra y otra vez más, y en el momento en el que de su boquita perfecta sale un tono más alto parece que el mundo se ha movido de su eje porque se sorprende a sí misma… vergüenza ajena es lo que siento al pensar en Tessa y en Anna Todd al crearla.
—Eres demasiado buena para mí y vivo con el miedo a que te des cuenta y la esperanza de que no lo hagas. (Querido Hardin, deja de ser tan malditamente egocéntrico y estúpido. Gracias.)
     Luego está Hardin, un espécimen digno de ser diseccionado —para que no vuelva a la vida nunca también—… ¿en serio este es el prototipo de chico perfecto que quieren tener las adolescentes que lo han leído? Por cierto, qué adolescentes ni qué nada, esta saga no debería ser catalogada como juvenil, pero a ello voy después. Hardin es el personaje masculino más maltratador, mente cerrada, celoso, estúpido y voy a parar ya porque no quiero soltar las frases que ahora mismo aparecen en mi cabeza porque dejáis de pensar en mí como la administradora tranquila y seria que soy —mentira—. Hay gente que comenta que NO HAN VISTO LA RELACIÓN ENFERMIZA ENTRE ESTOS DOS ZOQUETES ¿cómo es posible? ¿Cómo? Se piensa la gente que un hombre maltratador solo pega a las mujeres o parejas o lo que sea, pero damas y caballeros,el maltrato psicológico está al orden del día y es algo que a veces puede provocar incluso peores secuelas que el golpe o empujón: nadie puede decirte cómo debes vestirte, nadie debe obligarte a relacionarte con una determinada gente o cortar otros lazos solo porque le apetece o porque siente celos, nadie debería prohibirte hacer algo que te gusta u obligarte a realizar otro que odias… todos somos personas iguales en un mismo planeta, cada uno tenemos nuestros propios pensamientos y gustos, si yo quiero hablar con alguien y otro me lo prohíbe sin darme argumentos que realmente tienen sentido y no únicamente por un ataque de celos, no tengo por qué hacerle caso y directamente olvidarme de esa persona y la relación tóxica que tengo con ella. ¿Hola? A veces el amor ciega *cof*aunque-no-el-de-te-acabo-de-ver-y-flop*cof* pero si después de media docena de veces en las que Tessa sale llorando por el carácter de Hardin, yo me lo pensaría la verdad. ¿Y tener cuidado por cada palabra o frase que dice para que “al señor Hardin” no le dé un ataque de agresividad, ¿qué eres? ¿Una persona o una marioneta a manos de un depredador? Es que no tiene sentido, NINGUNO.


(Más bien un amor que no se acaba porque Tessa es tonta)
    Creo que de la “relación amorosa” he hablado suficiente, ¿no?

     La prosa —si es que ese es el nombre adecuado— de la novela es… ¿cómo decirlo siendo más exacta? Vacía. Nula. No exagero al referirme que el noventa por ciento de la novela son diálogos y el resto maravillosas escenas de sexo —es ironía, no me maliterpretéis, es que necesito usar el sentido del humor si no quiero darme de golpes contra una pared—, es que ni siquiera en novelas eróticas he visto tal vocabulario soez, todo tan malditamente detallado que ni siquiera conozco tan bien cómo es Tessa físicamente a lo que ambos hacen en la cama. Hay alguna descripción suelta por el campo, pero son TAN pesadas, tan que-no-dicen-nada, tan empalagosas en ocasiones que mejor que la autora hubiese dejado “los sentimientos” para diálogos en su vida cotidiana (?)
—Me gusta quién soy cuando estoy contigo. (¿Te gusta tratar a la mujeres como un trapo, Hardin? ¿O que esa única chica que te aguanta —por idiota— te tenga miedo de que en cualquier momento te vuelvas agresivo e insultes su ropa? Sí, no hay mejor forma de ser que esa, claro *aplausos*)
     Y de ahí va el género del libro, ¿juvenil? ¿Dónde? Me he escandalizado una y mil veces con los detalles en las escenas de cama hasta yo, a veces hasta me apetecía sacarme los ojos de las cuencas para no seguir leyendo tales… tales… ¡no sé ni cómo describirlo! He leído libros de género erótico, pero… pero… es que no tiene ni punto de comparación: After es meter sexo a saco, sin filtros, sin “amor”, sin elegancia, tratando a la mujer como un mero objeto sexual es… denigrante es que se queda corto para definirlo.

(No era tan necesario, la verdad)
     He leído los dos primeros libros y desisto por completo, no quiero perder más neuronas leyendo el resto; a veces he terminado un libro con una sensación vacía, pocas veces porque la gran mayoría de lecturas te enseñan algo, ¡algo! Pero con After es un constante, ¿por qué estoy leyendo esto? Preferiría aprenderme la Constitución de memoria a seguir torturándome de esta manera, pero como soy masoca pues seguí con el dos, pero ya he aprendido la lección, libros de adolescentes hormonados de Wattpad, lo siento, pero no sois lo mío.
En resumen, si alguien necesita perder la fe en la humanidad y en las editoriales, adelante, coged After y saltaos páginas, no os perderéis nada, incluso una telenovela con «porqués», de más de cien capítulos tiene más trama que esto.
 Os quiere,

miércoles, 6 de abril de 2016

Reseña de Omnia

Omnia. Todo lo que puedas soñar
(Laura Gallego García)
Montena
Tapa dura
228 páginas
13,95€

Sinopsis: Todo el mundo sabe que en Omnia, la gran tienda virtual, puedes comprar cualquier cosa. En su catálogo encontrarás todo lo que puedas imaginar, e incluso objetos que ni siquiera sabías que existían. Por eso, cuando Nico tira a la basura por accidente el peluche favorito de su hermana pequeña, no duda en buscar en su web uno igual para reemplazarlo. Pero un error informático inesperado lo conducirá hasta el mismo corazón de Omnia, un inmenso y extraordinario almacén en el que la búsqueda del peluche será solo el comienzo de una emocionante aventura.
Opinión personal:
     ¿Os imagináis una tienda donde poder comprar todo aquello que se te ocurra? Desde algo que ya existe como aquello que pensabas que no podría ser real, como un Amazon, pero donde su lema fuese «Todo lo que puedas soñar» y cumpla con su propósito… eso es Omnia.
     Leí esta novela en una lectura conjunta muy, muy random con mi queridísima Laura, así que si queréis saber su opinión, haced click aquí y os llevará a su reseña <3

     En primer lugar, cabe destacar la historia que nos lleva al corazón de Omnia, la historia de un conejo de peluche que acabó perdido en una bolsa de basura por error y nunca volvió a saberse de él, pero los errores deben ser remendados, especialmente si Nico se siente como el principal culpable de que su hermana pequeña no pueda dormir por las noches sin su Trébol; es entonces cuando, con pequeñas casualidades y detalles bien aprovechados, Nico se convierte en el protagonista de una gran aventura en busca de un nuevo conejo como Trébol.

     Nico es un niño de once años muy valiente, su forma de pensar, de relacionar conceptos para lograr aquello que quiere es increíble, pero sin perder en ningún momento la edad a la que pertenece, consigue infiltrarse en el enorme “mundo” de Omnia con un mero número de referencia para conseguir el ansiado juguete, pero sin pensar a dónde iba a parar, se ve introducido en la compleja maraña estructurada de la tienda: entre robots, trabajadores y una inteligencia artificial muy meticulosa, se debe actuar con cabeza o… a veces alcanzar a la primera la oportunidad que brilla por su cercanía, aunque parezca una locura sin pies ni cabeza. Me encantó su personalidad, el hecho de que, aunque acabase en montones de líos y se perdiese entre aventuras dispares, siempre quedaba en su cabeza la idea de a lo que había venido, de devolver la sonrisa al rostro de su hermana con su ansiado y querido peluche.

     La cantidad de personajes que podemos encontrar es bastante grande, aunque la mayoría pasan sin más por las páginas de la novela, algunos cobran importancia en el argumento pero sus acciones no me han marcado de manera especial, solo a dos de ellos les he cogido algo más de cariño: Fubu, por ser tan educado, tan extraño y distinto de los demás y porque, aun sin proponérselo, me ha sacado varias sonrisas con su mera aparición en el libro; y cierto arácnido que, sorprendentemente, se ha llevado un gran trocito de mi cariño.

     La trama es el punto clave, ese detalle que lo marca todo porque rebosa originalidad, es coger el libro y empaparte de la magia que crea Laura Gallego con sus palabras; es un libro middle-grade con lo cual se queda a medio camino entre ser juvenil pero sin ser del todo infantil, detalle que se comprende perfectamente por la cantidad de explicaciones complejas acerca del mundo de Omnia, en el momento en el que las descripciones aparecen es una explosión de términos con los que el lector se empapa y, a cada mínimo detalle nuevo que algún personaje suelta, se produce una necesidad de querer saber más, de conocer todos los porqués y no despegarse de los capítulos a la vez que se suceden con rapidez entre las manos. La imaginación se desborda en la historia y es un aspecto que me ha encantado, es una sensación de sentirte atrapado por las letras como si fuesen una telaraña que te atrapa y engulle en su historia hasta el punto de que olvidas la realidad y llega el momento en el que eres Omnia, vives en ella y piensas que, con alargar la mano, puedes llegar a conseguir todo lo que puedas soñar.

     Laura Gallego es mi autora preferida y con cada libro hace que no me arrepienta de haberme adentrado en su prosa en un primer momento, es sencilla pero encandilante, es delicada pero fresca, es hechizante y deja al lector sin aliento con cada frase que escribe, como si fuese posible no enamorarme, al menos un poquito, de cada una de sus novelas que atrapo y devoro. Y ¡las ilustraciones! Hacía tanto tiempo que no leía un libro con dibujos y, sí, disfruto imaginándome las escenas descritas en otros tantos libros, pero no puedo evitar volver a mis diez años cuando admiraba los dibujos en los márgenes de mi novela; los dibujos de Omnia son absolutamente perfectos y sumamente acordes con todo en cada momento que hacen aparición, están ahí de tal manera que admiras una increíble ilustración y quieres seguir leyendo para poder encontrarte con la siguiente, hacen que la historia sea aún más amena y los detalles desfilen en tu cabeza como si estuvieses viendo una película en tu propia mente.

    Para muchos ha tenido un final precipitado y sin explicaciones, para mí ha sido de lo más perfecto, quizás me haya cuestionado algún porqué, pero he sentido tal cariño durante toda la novela hacia lo que leía, que sencillamente lo dejé a la imaginación y que ésta me explicase qué había sucedido en realidad: finales abiertos los hay y, aunque antes los odiaba, con Omnia ha pasado desapercibido antes de que mi mente fuera a recrear ya el argumento a favor de ese desenlace.
Omnia ha sido una historia que he disfrutado de principio a fin, tanto por la originalidad que desparrama, como los preciosos dibujos que ilustran la historia, como por la fuerza del personaje protagonista, y la prosa tan maravillosa de Laura Gallego, y cómo me he visto absorbida por los sucesos y por… por todo directamente, hacía meses que no leía un libro tan ligero y al mismo tiempo tan perfecto, quizás ha sido lo que necesitaba en el momento indicado, pero lo más seguro es que sea la magia de la pluma.
Un beso enorme,