miércoles, 1 de junio de 2016

Varitas para magos y hechiceras

¡Buenas, mis adorables lectores! <3
Hoy vengo con una entrada un poco distinta, pero sin obviar los tintes literarios de un blog literario... vengo a hablaros de varitas, sí, exactamente de lo que habéis leído; desde que hace unos meses me introducí en el mundo de Harry Potter: toda la magia, los hechizos, los hechiceros *suspiro* ¡es que al leer es todo tan increíblemente real! Y como alumna de Hogwarts frustrada, las varitas es algo que todo amante del mundo mágico desearía tener, por ello, quiero comentaros una tienda online que he conocido hace unos meses: realmente mágica.

Today I'm here with an entrie a little bit different, but without leaving out literary hints in a literary blog— I'm going to talk about wands, yeah, wands; since the moment I first read Harry Potter books I get mesmerize with all the magic, the spells, the witchs and wizards *sigh* reading all that, seems to be so real! As a failed Hogwarts student, wands are something every magic lover would love to have, with that, I want to show you a lovely online shop I met some months ago: really magical.

Maëva lleva unos pocos años dedicándose a hacer varitas, su pasión comenzó cuando sus hijos se introdujeron en el mundo de Harry Potter y dieron rienda suelta a la magia que invade a cada uno de los pequeños magos —o no tan pequeños—, pero las varitas son, en principio, necesarias para hacerla real, de ahí nació el pequeño negocio que mantiene ahora. Dispone de una tienda de Etsy en la que, al comienzo, solo hacía varitas, pero poco a poco ha ido añadiendo más detalles literarios, frikadas que a muchos lectores harán brillar los ojos: Wand Witch and Wizard.

Maëva started her wand bussiness some years ago, her passion started when her little children get into the Harry Potter world and let magic loose, but the wands are, in the beggining to be a wizard, a must to make it real, so that was the start from her little bussines until nowadays. She has a shop on Etsy where, bit by bit, insert some other literary details, geeky things which will made many bookworms' eyes to shine: Wand Witch and Wizard.

La varita basada en la llave Erbor, la Montaña Solitaria tiene un diseño delicado, sencillo y bonito; en verdad se nota el mimo puesto en cada obra que crea. Cada una de ellas es creada en base de determinado libro, quizás mundo, quizás meramente en la historia o quizás en pequeños detalles que nos recuerdan determinada escena de un libro inmediatamente.

The wand based on «The key to the lonely mountains» has a delicate, simple and cute design; the love put in every piece is obvious. Every wand is bassed on a certain book, maybe in a litterary world in general, maybe just in the storie we read or maybe on a particular scene.

En verdad estoy bastante enamorada de esta varita, el cuidado puesto en su creación y su resultado final hacen que su utilidad como decoración llame la atención... y quizás también deja soltar chispas en forma de magia de vez en cuando si la usas con el debido esmero ;)
Actualmente la tienda solo posee un par de varitas y es que Maëva sacará una nueva colección en este mes de junio, si queréis conocer más detalles y lo nuevo que se acerca, tenéis mucho más en su instagram: @wandwitchandwizard. Quizás la única pega que le encontraría sería el tiempo que tarda en llegar porque la chica es de Hong Kong, por lo tanto son un par de semanas las que deben pasar para que vuestra varita o pedido llegue, pero finalmente casi es como una sorpresa que llega si uno se olvida :)

I'm in love with the wand, the care put on its creation and the final result made an amazing decoration— and maybe sometimes it will let you drop some sparks made of magic if you use it correctly ;)
Now the shop just have some wands, that's because Maëva will realese a new colection this June, if you want to know more details and all the new thing that will come, you should have a look into her instagram: @wandwitchandwizard. Maybe the only objection is that it takes too long to get to your house, but, at the end, it's like a surprise if you forget about it :)

Os quiere,

domingo, 24 de abril de 2016

¡Novedad abril! Corazón de cristal

¡Feliz día del libro, amorosos lectores míos! <3

Hoy os vengo con una entrada que no suelo publicar, pero es que aunque nunca publico novedades mensuales ni las que sean de libros, este me hace verdadera ilusión y, siendo poco conocidos y autopublicados, ¡tengo que hacer eco de su publicación y dar algo más de difusión! :P

Hace unos años —allá por el 2013— leí la primera novela de una autora que me dejó completamente prendada, de su prosa de sus personajes... un libro realmente bueno siendo una autora novel, ese libro fue Corazón de sombras (cuya reseña podéis leer aquí), no tuvo gran difusión al tratarse de una autora que se publicó a sí misma y sacó adelante todo lo de publicidad o lo que fuera posible para hacerla un poco más conocida; asimismo, tenéis en el blog una entrevista que le hice a Julia de la Fuente, en la que podéis advertir la chica tan adorable que es (¡aquí, aquí!).

Ahora bien, años después, tras correcciones por mil y lectores como yo deseando saber cómo sigue la historia de los protagonistas, ¡sale a la venta su segunda parte: Corazón de cristal! Y, aunque la mayoría a lo mejor no hayáis oído hablar ni de la autora ni de la saga que tiene entre manos, no puedo más que darle algo de publicidad por aquí, porque realmente merece la pena. Os dejo a continuación los datos de este segundo libro, a la vez que la portada y sinopsis de este primero, puede ser que los amantes de la fantasía os pique realmente la curiosidad por su trama, pero para mayor información, os recomiendo pasaros por una más extensa opinión en la reseña que os he dejado arriba.

Título: Corazón de cristal
Autora: Julia de la Fuente
Editorial: Kérkilos (autopublicación)
528 páginas
Rústica cosida con solapas
ISBN: 978-84-608-6930-6
Precio: 17€
Sinopsis: (con spoilers del primer tomo) Dos almas buscándose sin saber cómo encontrarse.
Un presente atormentado y un pasado olvidado que se resiste a morir y que quizás esconda las claves del futuro.
Anaïs ha regresado allí donde todo comenzó, allí donde siglos atrás el curso natural de los hechos se vio truncado y una historia de amor quedó sesgada para siempre: París.  Pero para siempre es mucho tiempo…
Nadie dijo que el amor fuera fácil y la pregunta es: ¿qué estás dispuesto a arriesgar?

Primera parte...

Sinopsis: Siglo XV, París. Dos corazones ardiendo enamorados, un mismo infierno de un amor imposible en el que consumirse. Una dama enferma y un misterioso salvador amparado en las tinieblas. Un trato y unos colmillos brillando en la oscuridad. Sentencia de muerte eterna.
Tiempo después. Una cacería salvaje a la luz de la luna llena y un muchacho atormentado, un mismo bosque en el que perderse. Un encuentro fortuito que cambiará su destino para siempre. Dos almas buscándose sin saber cómo encontrarse.
Nadie dijo que el amor fuera a ser fácil y la pregunta es: ¿qué estarás dispuesto a arriesgar?


Sobre la autora:
JULIA DE LA FUENTE nació en Cuenca el 7 de mayo de 1995. A una temprana edad, la lectura se convirtió en su mayor pasión y supo que quería dedicarse a crear historias que emocionaran e invitaran a soñar a sus lectores, tal y como sus escritores favoritos habían conseguido con ella.  Con 18 años publicó Corazón de sombras, su primera novela, que da comienzo a esta saga. Actualmente compagina la carrera de Filosofía, la colaboración como redactora en diversos medios culturales, su canal de youtube y la escritura, pues en su imaginación no dejan de brotar nuevas ideas.

Instagram: @nixy_
Twitter: @Liadela_soul
Canal de youtube: Julia De la Fuente

Podéis conseguirlo, contactando con la autora directamente desde su blog o en algunas librerías físicas de Cuenca, Albacete y Toledo.
Os aseguro que, si le dais una oportunidad, no creo que os arrepintáis de la belleza poética de su pluma, ni de conocer sus personajes, es más, crecerá en vosotros un ansia de conocer más acerca de Anaïs... y de descubrir cada detalle hasta el punto de desear enseguida más aun.
No hago entradas de este tipo, así que una razón más para pensarse por lo menos la lectura de esta saga, no lo recomendaría encarecidamente si no supiera de lo que hablo :P

Os quiere,

miércoles, 6 de abril de 2016

Reseña de Omnia

Omnia. Todo lo que puedas soñar
(Laura Gallego García)
Montena
Tapa dura
228 páginas
13,95€

Sinopsis: Todo el mundo sabe que en Omnia, la gran tienda virtual, puedes comprar cualquier cosa. En su catálogo encontrarás todo lo que puedas imaginar, e incluso objetos que ni siquiera sabías que existían. Por eso, cuando Nico tira a la basura por accidente el peluche favorito de su hermana pequeña, no duda en buscar en su web uno igual para reemplazarlo. Pero un error informático inesperado lo conducirá hasta el mismo corazón de Omnia, un inmenso y extraordinario almacén en el que la búsqueda del peluche será solo el comienzo de una emocionante aventura.
Opinión personal:
     ¿Os imagináis una tienda donde poder comprar todo aquello que se te ocurra? Desde algo que ya existe como aquello que pensabas que no podría ser real, como un Amazon, pero donde su lema fuese «Todo lo que puedas soñar» y cumpla con su propósito… eso es Omnia.
     Leí esta novela en una lectura conjunta muy, muy random con mi queridísima Laura, así que si queréis saber su opinión, haced click aquí y os llevará a su reseña <3

     En primer lugar, cabe destacar la historia que nos lleva al corazón de Omnia, la historia de un conejo de peluche que acabó perdido en una bolsa de basura por error y nunca volvió a saberse de él, pero los errores deben ser remendados, especialmente si Nico se siente como el principal culpable de que su hermana pequeña no pueda dormir por las noches sin su Trébol; es entonces cuando, con pequeñas casualidades y detalles bien aprovechados, Nico se convierte en el protagonista de una gran aventura en busca de un nuevo conejo como Trébol.

     Nico es un niño de once años muy valiente, su forma de pensar, de relacionar conceptos para lograr aquello que quiere es increíble, pero sin perder en ningún momento la edad a la que pertenece, consigue infiltrarse en el enorme “mundo” de Omnia con un mero número de referencia para conseguir el ansiado juguete, pero sin pensar a dónde iba a parar, se ve introducido en la compleja maraña estructurada de la tienda: entre robots, trabajadores y una inteligencia artificial muy meticulosa, se debe actuar con cabeza o… a veces alcanzar a la primera la oportunidad que brilla por su cercanía, aunque parezca una locura sin pies ni cabeza. Me encantó su personalidad, el hecho de que, aunque acabase en montones de líos y se perdiese entre aventuras dispares, siempre quedaba en su cabeza la idea de a lo que había venido, de devolver la sonrisa al rostro de su hermana con su ansiado y querido peluche.

     La cantidad de personajes que podemos encontrar es bastante grande, aunque la mayoría pasan sin más por las páginas de la novela, algunos cobran importancia en el argumento pero sus acciones no me han marcado de manera especial, solo a dos de ellos les he cogido algo más de cariño: Fubu, por ser tan educado, tan extraño y distinto de los demás y porque, aun sin proponérselo, me ha sacado varias sonrisas con su mera aparición en el libro; y cierto arácnido que, sorprendentemente, se ha llevado un gran trocito de mi cariño.

     La trama es el punto clave, ese detalle que lo marca todo porque rebosa originalidad, es coger el libro y empaparte de la magia que crea Laura Gallego con sus palabras; es un libro middle-grade con lo cual se queda a medio camino entre ser juvenil pero sin ser del todo infantil, detalle que se comprende perfectamente por la cantidad de explicaciones complejas acerca del mundo de Omnia, en el momento en el que las descripciones aparecen es una explosión de términos con los que el lector se empapa y, a cada mínimo detalle nuevo que algún personaje suelta, se produce una necesidad de querer saber más, de conocer todos los porqués y no despegarse de los capítulos a la vez que se suceden con rapidez entre las manos. La imaginación se desborda en la historia y es un aspecto que me ha encantado, es una sensación de sentirte atrapado por las letras como si fuesen una telaraña que te atrapa y engulle en su historia hasta el punto de que olvidas la realidad y llega el momento en el que eres Omnia, vives en ella y piensas que, con alargar la mano, puedes llegar a conseguir todo lo que puedas soñar.

     Laura Gallego es mi autora preferida y con cada libro hace que no me arrepienta de haberme adentrado en su prosa en un primer momento, es sencilla pero encandilante, es delicada pero fresca, es hechizante y deja al lector sin aliento con cada frase que escribe, como si fuese posible no enamorarme, al menos un poquito, de cada una de sus novelas que atrapo y devoro. Y ¡las ilustraciones! Hacía tanto tiempo que no leía un libro con dibujos y, sí, disfruto imaginándome las escenas descritas en otros tantos libros, pero no puedo evitar volver a mis diez años cuando admiraba los dibujos en los márgenes de mi novela; los dibujos de Omnia son absolutamente perfectos y sumamente acordes con todo en cada momento que hacen aparición, están ahí de tal manera que admiras una increíble ilustración y quieres seguir leyendo para poder encontrarte con la siguiente, hacen que la historia sea aún más amena y los detalles desfilen en tu cabeza como si estuvieses viendo una película en tu propia mente.

    Para muchos ha tenido un final precipitado y sin explicaciones, para mí ha sido de lo más perfecto, quizás me haya cuestionado algún porqué, pero he sentido tal cariño durante toda la novela hacia lo que leía, que sencillamente lo dejé a la imaginación y que ésta me explicase qué había sucedido en realidad: finales abiertos los hay y, aunque antes los odiaba, con Omnia ha pasado desapercibido antes de que mi mente fuera a recrear ya el argumento a favor de ese desenlace.
Omnia ha sido una historia que he disfrutado de principio a fin, tanto por la originalidad que desparrama, como los preciosos dibujos que ilustran la historia, como por la fuerza del personaje protagonista, y la prosa tan maravillosa de Laura Gallego, y cómo me he visto absorbida por los sucesos y por… por todo directamente, hacía meses que no leía un libro tan ligero y al mismo tiempo tan perfecto, quizás ha sido lo que necesitaba en el momento indicado, pero lo más seguro es que sea la magia de la pluma.
Un beso enorme,

viernes, 18 de marzo de 2016

Os debo una explicación...

Buenas tardes... o quizás un «aún existo y este blog sigue activo» o algo así.

     Tal y como indica el título, os debo una explicación, llevo varios meses en los que soy más intermitente que un semáforo en ámbar; en lo que llevamos de año apenas he publicado una sola reseña y se ha quedado en esa única entrada. No tengo excusas que decir ni añadir, creo que mi repertorio se ha perdido, aunque lo que más se acerca a la realidad es que no hay razón al por qué llevo todo este tiempo sin publicar. Podría decir que llevo de esta manera desde que ha empezado el 2016 pero, para ser sincera, mis desapariciones ya comenzaron varios meses atrás: antes por causa de las clases, luego pareció convertirse en una costumbre que no quería coger, de esas que odias con todo tu ser y solo esperas que desaparezcan lo más pronto posible.

     Desde hace varios meses me he dado cuenta de que ya no disfruto tanto de los libros que antes me gustaban, que veo sin sentido los romances sin más, que aquellos libros que antes leía por miles ahora pasan sin más por mi vida literaria, busco el sentido a las páginas que pasan por mis manos y en muchas de ellas no lo encuentro, no las leo solo por disfrutar sino por aprender algo, porque me demuestren algo que no conocía antes, quizás algún valor que me pueda inculcar u otro que se haga sentir más importante, pero la mayoría de los libros que pensaba que me gustarían, no los he disfrutado, y justamente aquellos que pensaba que no valían nada, los he visto desde otro punto de vista. A lo mejor son las expectativas que me juegan una mala pasada o a lo mejor soy yo misma que he cambiado y he rescatado otra manera de pensar, más madura… o puede que todo lo contario. A pesar de ello sigo leyendo, y tanto, en estos meses me he puesto las pilas con mis estantes y algunos de mis pendientes desde hace meses y hasta años, estoy en la búsqueda de ese libro que pueda volver a calificar como «perfección literaria» pero a su vez temo que la vena crítica que ha ido cobrando forma me haga detestar aquellos que tengo pensado amar o que guardo con cariño. Podria resumirse en que le he cogido el gusto a otros géneros de los que me gustaban y busco una calidad que antes obviaba, deberé acostumbrarme.

     No puedo decir que no he escrito ni reseñado por causa de estar ocupada, que sí, que la universidad me quita tiempo, pero no más que antes, si me organizase podría incluso tener todo el tiempo que quisiera —pero eso ya es otro tema que no estoy segura de cumplir en algún momento próximo, aunque no voy a decir que nunca— así que no lo puedo culpar a eso porque sería ser una hipócrita. Tampoco puedo decir que los libros que leo, al no disfrutarlos como antes, no me apetece dar opiniones, qué va, en realidad son los que más me gusta comentar porque las bellezas literarias son las más difíciles de describir mientras que aquellos que pasan sin más o dejan una marca de detestación con la cual adoro soltar los detalles de por qué no me ha gustado —siempre puede haber algo “positivo” que destacar ya que no es necesario que, habiéndolo odiado yo, para otro no pueda ser hasta su libro favorito, obviamente—.

     Pensando en los últimos días, creo que he dado con la razón de por qué he estado desaparecida.

     En primer lugar, no pienso dejar el blog, sería una pesadilla convertida en realidad, no pienso tirar por la borda todo lo que me ha regalado este rincón: la magnífica gente, vuestros comentarios, mi progreso a la hora de escribir reseñas, mi propia evolución en mí misma, descubrir qué quiero y qué me gusta… son tantísimas las cosas que Forgotten Dreams me ha proporcionado que jamás se me ocurriría dejarlo, os soy sincera si digo que cada día pensaba en que debía volver, en que quería volver, en pensar que querría escribir mi opinión sobre el libro del cual observo su contraportada tras terminarlo y de compartir opiniones o leer las vuestras. Hace años, cuando veía que alguien cerraba un blog que seguía, se me rompía el corazón y sigue provocándome la misma sensación porque para mí mi blog se ha convertido en una parte esencial de mi vida sin la cual, sencillamente, dejaría de ser yo, porque este pequeño y adorable lugar —para mí— ha crecido conmigo y eso no es algo que pueda olvidar de la noche a la mañana.

     Ahora bien, cada vez que volvía a publicar siempre me metía en la cabeza que debía, tenía que, publicar tres o cuatro veces por semana y, al escribir, me obligaba a hacerlo, con lo cual, pasando los días, llegando el día que debía volver a escribir, me colapsaba, me hacía sentir mal por no haber publicado aquel día que me había propuesto, que debería haberlo hecho; a veces los días nublados me quitaban las ganas de comentar en blogs y el hecho de no hacerlo me hacía sentir peor… todo ello fue formando una bola que crecía y crecía y, aunque no volvía a publicar, tampoco hacía algo para arreglarlo. Hasta que he encontrado lo que quiero hacer.

     No me quiero agobiar, no voy a volver a hacerlo; este rincón demuestra mi hobbie por leer, mi pasión desmesurada por la lectura y es algo muy importante en mi vida diaria, cada día pienso en él, en lo que querría hacer con él y ese es el pensamiento que debería de tener, no el de “tengo que hacer”, la palabra «debo» necesito descartarla de mi vocabulario en cuanto a la cosas que hago por voluntad propia. ¿Que quiero publicar día sí y día no? Vale, sí, a lo mejor me gustaría, pero un día entre medias a veces no me deja espacio para hacer otras cosas a las que me gustaría dedicarme, a leer y comentar vuestros rincones literarios y, al volver a no escribir, puedo volver a caer en la misma situación de todos estos meses y DE NUEVO “obligarme” y yo no quiero eso.

     ¿Qué me he propuesto? Subir una reseña por semana y alternarla con la entrada de alguna sección, a lo mejor un recuento de lecturas, o un book haul, o una de citas… ¿Qué me da tiempo y QUIERO escribir y subir dos reseñas en vez de solo una alguna semana? Genial, la sustituiré por la entrada random, pero no voy a encontrarme en la necesidad de hacerlo más a menudo porque “debo de hacerlo”. ¿Que en unos meses me veo en la posibilidad de subir más a menudo? Pues será algo magnífico, siempre y cuando pueda tener capacidad de hacerlo sin que me reencuentre con el sentimiento de “obligación”. No quiero dejar el blog, básicamente porque al día siguiente perdería la cabeza lo más seguro, quiero opinar de lo que leo y compartirlo con vosotros; pero no quiero obligarme a subir una entrada cada dos días, porque si la siguiente vez que tenga que hacerlo no lo hago, puede acabar finalmente en un: cada dos meses, me disculpo de nuevo y vuelvo a caer la vez siguiente.

     Dos veces a la semana me parece lo suficientemente razonable para que no me encuentre en la situación de «lo hago porque tengo que hacerlo», sino en la de «lo hago porque quiero y me apetece». Tengo varias —muchas— reseñas pendientes de realizar, no estoy segura de que vaya a hacerlas todas, básicamente porque esta “crisis existencial” lleva demasiado tiempo anidándose dentro de mí y muchas lecturas han pasado por mis manos desde entonces, para ello debería volver a leerlos y con algunos las decepciones han sido tan grandes que no estoy por la labor de “sumergirme de nuevo en las aguas turbias que han dejado”.

     Poniéndome como calendario los martes una reseña y los viernes una sección u otra reseña si puedo, quiero atenerme a él todo lo posible, excepto que surgiera una razón de gran importancia por la cual me impidiese no seguir esta “organización” en un momento determinado.

     Tengo muchas ideas para estos meses, para este año, porque no solo existen los propósitos de año nuevo, nunca es tarde para hacer algo que quieres, sin necesidad de esperar a que llegue un uno de enero o empezar desde el lunes, hoy es un viernes de mitad de marzo y me parece un día igualmente válido como los citados, es más, los unos de enero siempre suelen ser días de “nadas” y los mañana nunca llegan, así que, si tenéis intención de comenzar algún proyecto, no esperéis a que llegue el “día indicado”, eso no existe, no brillará más el sol el día que quieras poner en práctica ese plan que lleva meses en tu cabeza ni éste saltará frente a ti para que lo recojas y realices, el día indicado puede ser el inicio del fin de semana, el inicio de vacaciones o a lo mejor este mismo instante, si quieres hacer algo que te gusta o piensas que con ello vas a ser más feliz, actúa ya, no lo dejes para mañana.

     Quiero escribir, quiero dibujar, quiero aprender cosas y moverme, y seguir con la idea de que, con esfuerzo y constancia, un puede conseguir todo aquello que se proponga, pero lo importante es no dejarlo para un futuro incierto sino reaccionar e ir hacia ello, si caemos a la primera, es necesario levantarse; si volvemos a hacerlo, cambiar de táctica para afrontarlo; si necesitamos impulso, rodearnos de personas que confíen en lo que hacemos; y apoyarnos los unos mismos, porque sin la confianza de ti mismo en lo que haces no se puede alcanzar nada y, lo más importante, enorgullecernos de cada mínimo progreso que realizamos, porque esa será la mejor recompensa que nos provoque seguir.

     No sé qué pretendía con esta entrada, lo principal era dar explicaciones por mis ausencias repentinas y la organización que va a tomar el blog a partir de ahora hasta… hasta cuando me dé el venazo por ir más allá de eso si encuentro la capacidad de subir más a menudo, pero por ahora no quiero que mis entradas destaquen por cantidad sino por calidad, muchos de vosotros os podéis acomodar a ambas cosas en vuestros blogs y eso me parece algo increíble, pero por todas las explicaciones y repeticiones de más arriba, creo que eso es demasiado para mí, quiero poner más mimo en mis reseñas y realizar entradas más curradas, si en el futuro puedo conseguir esto y publicar más a menudo, estaré contenta de haberlo conseguido, mientras tanto, me conformo con esta humilde organización.

     Espero que aquellos que hayáis leído la entrada entera no se os haya hecho muy pesada, pero necesitaba soltarlo todo y no me he dado cuenta de cómo me ha servido como “desahogo” hasta que no lo he soltado todo. Espero que comprendáis estos cambios y su porqué, y no me queda nada más que añadir, salvo que nos leemos el martes con una reseña y entre este objetivo también se encuentra el de ponerme al día con vuestros blogs, porque necesito volver a saber qué leéis y qué opináis de otros libros.

Os mando un achuchón muy grande.
Os quiere,