martes, 22 de diciembre de 2015

Top mejores lecturas 2015

¡Buenas tardes! :)

Después de semanas y días y largo tiempo sin publicar vuelvo dar vida a este rincón de lectura para mostraros los mejores libros que he leído este año entre todas mis lecturas. No tienen un orden concreto, son básicamente libros que he disfrutado mucho, todos por igual, dependiendo del género y la época pues son mejores o menos mejores, pero en el fondo todos son lo suficientemente geniales para recomendaroslos encarecidamente si no los habéis leído aún.
Aquí van las imágenes que he realizado para enseñaros mis mejores lecturas, este año no voy a poner texto para explicar los libros, si no que os dejo un par de cosas que me parece que contienen la esencia del libro y el link a la reseña para que podáis pasaros por ella y empaparos de mis muchas palabras alabandola y adorándola. ¡Ahí van!

 RESEÑA «FRÍO»




Sí, no puedo evitar juntar los libros de una saga que he leído en estos meses porque los recomiendo todos y no puedo decidir uno solo entre ellos :P
¡Contadme, contadme! ¿Alguno de ellos ha ido también uno de los mejores libros que habéis leído? ¿Otros libros que estén en vuestras listas y que me recomendéis? ¿Alguno que querráis leer? ¡Os leo! :)
Besitos,

viernes, 4 de diciembre de 2015

Reseña de Geek Girl

Geek Girl
(Holly Smale)
Destino
Rústica con solapas
336 páginas
14,95€

Saga:
- Geek Girl
- Model Misfit (en inglés)
- Picture Perfect (en inglés)
- All That Glitters (en inglés)
- Head Over Heels (en inglés)
Sinopsis: Harriet Manner sabe un montón de cosas curiosas:
Los gatos tienen 32 músculos en cada oreja.
Un instante dura unos cien segundos.
Las personas ríen un promedio de quince veces al día.
Los cacahuetes son uno de los ingredientes de la dinamita.
Pero no tiene ni idea de por qué no parece gustarle a nadie del instituto. Por eso, cuando es descubierta por una agencia de Top Models, Harriet no se lo piensa dos veces y aprovecha la oportunidad para reinventarse a sí misma. Incluso si eso significa robar el sueño de su mejor amiga, aumentar el enfado de su peor enemiga Alexa y humillarse repetidas veces ante el hermoso Nick... 
Opinión personal:
Ser una geek no es tan malo: conoces detalles curiosos que el resto ni sueñan, alumna modelo en clase… pero no en la vida de Harriet Manners, quien debe lidiar con que la gente no comprenda cuando suelta cosas que tienen que ver con lo mencionado pero que nadie parece querer saber o el tener una enemiga espantosa desde años la cual le hace la vida imposible cada día. ¿Quién rechazaría una oferta de cambiar, de ser otra persona, en esta situación? Nuestra protagonista lo hace y se ve envuelta en el mundo de la moda sin preámbulos, sin preparación ni paracaídas.
Se supone que el corazón humano late entre sesenta y noventa veces por minuto en reposo. El corazón de un erizo late trescientas veces por minuto cuando está quieto. Si te soy sincera, creo que me estoy convirtiendo en erizo.
Veamos, no puedo negar que al inicio de la novela me costó —bastante— empatizar con los personajes y, especialmente, con la protagonista por la cual sentía lástima y compasión de ser como era, por lo cual cuesta engancharse, cuesta adaptarse a la vida de una quinceañera tan perdida —o quizás encontrada desde hace tiempo sin saberlo—. Harriet es tierna y dulce, solo hay que saber por dónde cogerla, y comprenderla desde el inicio no es que sea tarea fácil, es una chica peculiar, muy peculiar, pero no por ello peor que el resto y, cuanto más he ido conociendo cómo es, retazos de su vida, su comportamiento con otros personajes, el cariño hacia ella ha sido inmediato.

Y cuando se me acerca no puedo evitar darme vuenta de lo siguiente: nadie sufre nunca ninguna mtamorfosis. Cenicienta es Cenicienta, sólo que con un vestido más bonito. El patito feo siempre había ido un cisne, sólo que una versión más pequeña. Y apuesto a que el renacuajo y la oruga se sienten igual cuando esán saltando y volando que cuando nadaban y se arrastraban.
 —No está encantado —me dijo papá cuando se lo conté—. Los edificios encantados están llenos de almas sin cuerpo, Harriet. Los despachos de abogados están llenos de cuerpos sin alma. Hay una diferencia muy importante.
Y entonces se echó a reír hasta que Annabel le puso sal en la copa de vino.
De otros personajes… depende: Nat es la mejor amiga de Harriet, al inicio del libro recelaba de ella, no voy a negarlo, su sueño desde que era niña era el de ser modelo y, de la nada, su mejor amiga lo cumple, pero para ella… pero conforme más escenas suyas hubo, más se mostraba de cómo era, no puedo negar que me ha encantado lo fiel y encantadora que es; también tenemos a Toby un chico también geek pero asimismo un gran acosador de la protagonista, todo depende del momento, pero en muchas ocasiones me irritaba tantísimo como a Harriet; de sus padres puedo destacar a Annabel, su madrastra, no es la típica madre cariñosa y llena de amor, es justa, por algo su profesión de abogada y, aunque reticente al inicio, no puedo negar que se ha ganado un trozo de mi corazón, mientras que el padre es… como un niño grande, lo cual es bueno y malo a partes iguales :P Terminaría con Alexa, el peor y más estúpido de los personajes, lo peor es que gente tan egocéntrica, capaz de llamar la atención de cualquier manera y menospreciar a los más débiles existen en la vida real.

La trama puede no ir muy allá, puede no indicar más que una novela entretenida y no más, de esas que te terminas en una tarde y te olvidas de ella, pero… todos los libros tienen una enseñanza, bueno, una o varias, como en este libro. Entre risas, bochorno y alegría podemos encontrar retazos de una situación de acoso escolar entre la protagonista y su acérrima enemiga; encontramos a una adolescente que se encuentra perdida en un mundo incomprensible para su dulce edad: poca confianza en sí misma, perdida, esconderse bajo las mesas puede ser lo más útil en ocasiones de estrés… Geek girl es una historia de superación, de aprender a quererse a uno mismo tal y como se es, no cambies por que el resto te vean diferente: aprovéchate de ello, distínguete entre una masa uniforme y regular y resalta entre ellos, porque tanto en este caso ser una geek, como sea lo que sea que la gente te llame, eso te hace especial y el caso es saber valorar esa genialidad tuya y no sentirla como si fuese algo malo porque los demás no lo sepan valorar.
Y cuando se me acerca no puedo evitar darme vuenta de lo siguiente: nadie sufre nunca ninguna metamorfosis. Cenicienta es Cenicienta, sólo que con un vestido más bonito. El patito feo siempre había ido un cisne, sólo que una versión más pequeña. Y apuesto a que el renacuajo y la oruga se sienten igual cuando esán saltando y volando que cuando nadaban y se arrastraban.
La prosa de la autora es sencilla, fresca y muy, muy ágil; el caso es conectar con la protagonista, convertirte en ella por un día y… las páginas vuelan, la historia va pasando a pasos agigantados y directamente todo lo que le pasa a Harriet lo sientes como tú. No puedo decir que sea la prosa del siglo, que sea la novela más genial del mundo, ni siquiera que sea la que mejor destaque por algún aspecto en concreto, sencillamente atrapa, sencillamente engancha y, sin darte cuenta, te ves conociendo datos curiosos de cualquier cosa, conociendo personajes la mar de variopintos, introduciéndote en el mundo de la moda como si siempre hubieses sabido cómo se mueve y, en cuestión de horas, miras la contraportada sin comprender cómo ha pasado todo a tal velocidad.

El final, el final, el magnífico final. La novela no habría sido nada sin él, NADA, habría perdido la gracia, el sentido, su sombrero (?) es la guinda del pastel, la gran maravilla de todo, el desenlace perfecto… ¡Sí! Muchos detalles, muchas confesiones, muchos sueños encontrados y cumplidos en unas pocas páginas que, al leer la última línea, es como si te arropasen con calidez y deseases que todos los finales fuesen así —a lo mejor exagero, lo sé, pero así me ha dejado nada más terminar—.
En resumen, Geek girl es un libro en primer lugar peculiar y divertido; no se definiría como la bomba del año ni mucho menos, pero sus valores, sus personajes, su historia, su final… merecen ser leídos, aunque luego el libro acabe cogiendo polvo, aunque luego no vuelva a ser releído: un libro entretenido y con grandes valores, ¿qué más pides para una tarde de otoño junto a la ventana?
¿Habéis leído esta novela? ¿Os llama la atención? ¡Por cierto! ¿Qué opináis del toque invernal y navideño que ha recibido Forgotten Dreams? :P
Besitos,

domingo, 15 de noviembre de 2015

Harry Potter y el cáliz de fuego

Harry Potter y el cáliz de fuego
(J. K. Rowling)
Ediciones Salamndra
Tapa dura
640 páginas
23,00€

Saga:
- Harry Potter y la piedra filosofal
- Harry Potter y la cámara de los secretos
- Harry Potter y el prisionero de Azkaban
- Harry Potter y el cáliz de fuego
- Harry Potter y la Órden del Fénix
- Harry Potter y el misterio del príncipe
- Harry Potter y las reliquias de la muerte
Sinopsis: Tras otro abominable verano con los Dursley, Harry se dispone a iniciar el cuarto curso en Hogwarts, la famosa escuela de magia y hechicería. A sus catorce años, a Harry le gustaría ser un joven mago como los demás y dedicarse a aprender nuevos sortilegios, encontrarse con sus amigos Ron y Hermione y asistir con ellos a los Mundiales de quidditch. Sin embargo, al llegar al colegio le espera una gran sorpresa que lo obligará a enfrentarse a los desafíos más temibles de toda su vida. Si logra superarlos, habrá demostrado que ya no es un niño y que está preparado para vivir las nuevas y emocionantes experiencias que el futuro le depara.
Opinión personal:
Guau, es tan: brillante. Magnífico. Maravilloso. Increíble, Trepidante… en realidad no sé ni qué decir ni cómo describir todo lo que siento tras terminar «El cáliz de fuego» es tan malditamente genial que me encuentro sin palabras… Bueno, la que más se adecúa a todo lo que siento es: brutal.

Cuando publiqué la reseña del primero diciendo que lo había amado y que los siguientes no me convencían igual, leía vuestros comentarios diciendo que los últimos eran de los mejores y, estaba ciertamente preparada, pero no para esto… la cuarta entrega de Harry Potter es demasiado fascinante, DEMASIADO.

Bien, bien, ¿por dónde debería empezar antes de irme por las ramas y comenzar a decir cosas sin sentido? Vale, Harry ¡me encanta su forma de ser! Es apenas un niño, un adolescente, pero su personalidad es increíble, el sentimiento de deber está adherido a él, no duda en ayudar cuando es necesario, de ser responsable aunque en ocasiones haya que romper las reglas. Es absolutamente alucinante, en ocasiones me ha exasperado un poco la manera de ser tan altruista con personajes que me parecían estúpidos, pero no puedo negar que en el fondo adoro que sea así.
—¡Le das demasiada importancia y siempre lo has hecho, a lo que llaman «sangre limpia»! ¡No te das cuenta de que no importa lo que uno es por nacimiento, sino lo que uno es por sí mismo!
Sé que la mayoría preferís mucho más a Ron como amigo —o en el género femenino, quizás más que amigo ;P— y no puedo negar que es sumamente dulce y entrañable, y yo me lo cogería como peluche para dormir con él —ey, ey, mentes malpensadas, he dicho peluche jajaja— y la valía que demuestra en todas las aventuras de Harry, su amistad tan fuerte y, a pesar de en ocasiones ser un tanto orgulloso, no es tan altanero como para dejar de apoyar a alguien por quien lo daría todo cuando lo necesite y sí, es muy, muy, muy genial, pero por ahora no me convence tanto como Hermione, quizás en los siguientes libros vaya a darle el amor que se merece (?) Ay, Hermione, me encanta esta chica, sí, al inicio de las novelas detestaba un poco que fuese tan sabelotodo, pero es que esa es su peculiaridad más inmensa, todos tenemos una y, aunque nada más conocerla pueda ser irritante, ahora mismo me encanta por ello mismo; su propia personalidad es todo valentía y decisión. Lo que más me gusta de Ron, Hermione y Harry es su manera de defender a los que quieren con locura, se aferran a ello con manos y dientes porque la familia y la amistad es lo más importante, y estos tres personajes lo demuestran con creces, les tengo un cariño monumental y de verdad no sé lo que haré una vez termine el séptimo…

Hagrid también es adorable, Malfoy sigue siendo un grano en el culo, los hermanos Weasley son geniales, la de diálogos que podría enumerar y recitar por la de locuras que crean e imaginan; hay personajes nuevos que… meh, ni fu ni fa, no puedo negar que en ocasiones me han gustado mucho, pero en el inicio me han desquiciado tanto, que al final la balanza se queda en neutro… aunque a lo mejor en un cierto porcentaje positivo, maybe jajaja; y Diggory, justo cuando comenzaba a caerme bien…

La trama mantiene el mismo ritmo que los anteriores, a pesar de ser más del doble de gordo que el anterior lo he devorado en cuestión de horas y unos días; tiene un ritmo demasiado trepidante una vez comienza la verdadera historia, las páginas se tragan al lector, casi literalmente y he mantenido el aliento en incontables ocasiones —aun no entiendo cómo no me he asfixiado—.
Resulta extraño pensar que, cuando uno teme algo que va a ocurrir y quisiera que el tiempo empezara a pasar más despacio, el tiempo suele pasar más deprisa.
No me cansaré de repetir que J. K. Rowling ha conseguido robar un trozo de mi corazón y su pluma, la historia de Harry y todos sus personajes están ahora mismo viviendo en mí —¿es normal soñar con sus personajes? ¿O eso es ya obsesión? D:—.

La cantidad de valores que tiene cada libro llegan como una avalancha al lector, en cada capítulo puedes vislumbrar el poder de la amistad, el amor entre la familia, la valentía, el altruismo… Podría enumerar palabras y palabras, pero no tienen ningún sentido si no se leen, si no se ven en práctica, en admirarlos al estar en los personajes que quieres.

El final es brutal, o sea, en los anteriores libros todo acaba preciosamente (?) cerrado y todos —más o menos— los cabos atados, pero es que el final de este cuarto libro lo deja incluso más abierto que el propio inicio de la novela ö No puedo esperar a embarcarme en el quinto libro y envolverme en su historia lo más pronto posible.
En resumen, si no has comenzado la saga de Harry Potter, no sé a qué esperas para abrir el primer libro y soñar sin límites
¡Contadme cuándo leísteis vosotros estos libros! :)
Besitos,

martes, 13 de octubre de 2015

Los colores olvidados y otros relatos ilustrados

Los colores olvidados y otros relatos ilustrados
Silvia Guirado (Escritora)
David García Forés, Desiree Arancibia, Marta García Pérez (Ilustradores)
Play Attitude
108 páginas
Toda la información acerca de este pack y otros en su página web

Saga:
- Los colores olvidados
- La inspiración dormida
Opinión personal:
¿Alguna vez os ha pasado que entráis en una estancia y, sea por la atmósfera, las personas, el ambiente o sea por lo que sea, os habéis sentido resguardados, cuidados, protegidos? Como un lugar con encanto propio, un sitio acogedor que mima y cuida al que entra… Bien, pues así es como me he sentido al abrir esta novela: como si me arropasen cálidamente, como si tras un mal día llegase a casa y me recibiesen con un abrazo de oso, de esos que quitan todo el mal humor. En realidad quiero destacar tantos aspectos, hablar de todos los detalles, elogiar tantas cosas que sospecho que esta reseña será de las más largas y de las que más cariño ponga en ellas, porque quiero dejar claro todo-todo y cuando digo todo, es absolutamente cada sutil detalle que me ha emocionado del libro y de sus extras.

Y ahora llega el momento en el cual no sé por dónde empezar porque las palabras se atascan entre mis dedos y pienso que todo lo que pueda decir no va a ser ni la sombra de lo que es en verdad, pero voy a intentarlo.

Hace años que “Los colores olvidados y otros relatos ilustrados” salió a la venta, las tiradas se acabaron, se reeditaron… pero justamente este mes de octubre han lanzado varios packs magníficos con extras verdaderamente preciosos y hoy yo vengo a hablaros de uno de ellos, como podéis observar por las fotos que os dejo en los márgenes de la reseña todo está maravillosamente cuidado, se denota el mimo y el cariño en cada detalle y supongo que comprenderéis que me falten las palabras para definir y hablar de todo ello —por algo llevo párrafos infinitos y aún no he dicho una sola cosa coherente—.

El libro… es uno de los muchos que he leído a lo largo de toda mi vida como lectora y puedo decir que es uno de los que más emociones me ha hecho sentir: he soñado, he reído, he vivido, he reflexionado, he llorado, me ha emocionado… son tantos los sentimientos que me ha podido provocar un relato de escasas páginas que aún me maravillo del poder de la pluma de Silvia Guirado y de las ilustraciones de David, Desiree y Marta. Todo se entremezcla con tal perfecta armonía que es abrir el libro y desear empaparte de sus historias, de hacerte pensar, de sentir cómo tu corazón se comprime por el significado de sus frases y… suspiraría sin cesar al hablar de esta novela, me gustaría hablar de cada uno de los relatos, de volver a soñar despierta, pero este no es un libro como cualquier otro de otras muchas páginas, este es un libro que, en poquísimas, te hace sentir tales cosas que un libro de doscientas, quinientas o mil no se acercaría siquiera, con lo cual, lo mejor es introducirse en su lectura con los ojos cerrados —metafóricamente hablando, claro—.

Asimismo, hablaría de sus personajes, llenaría frases y frases, algunas muchas sin coherencia o sin lógica ni sentido —aunque sean sinónimos—, pero sería difícil entenderme si no habéis leído todavía el libro, por ello, destacaré a Carmesina y al Gato Negro, los cuales, en mi opinión, me parecen los mejores y me han robado el corazón en cuestión de segundos —los otros personajes también son absolutamente geniales, ¡no me malinterpretéis! Solo que ambos mencionados tienen tal carisma, son tan entrañables, tan dulces y tan ellos que con apenas leer el primer relato ya te quedas con una sonrisa tanta en la cara, abrazarte al libro y dar vueltas con él como acompañante de baile—; Carmesina es una niña muy, muy peculiar, tanto por ser una nota de color en un mundo gris como por su única e incomparable personalidad, es imposible describirla con palabras… el caso es conseguir el libro como sea, ¡debéis conocerla! Y el Gato Negro es uno de los personajes animales que he conocido y que más adorable me ha resultado… lleva toda su vida siendo bordeado, insultado, siendo el malo de la película porque a alguien, en un pasado remoto, se le ocurrió etiquetar a los gatos negros como los portadores de la mala suerte, ¿por qué llamar malo a una criatura inocente que no tiene la culpa de nacer de un color determinado?
Como he dicho antes, me encantaría poder hablar de más personajes y de sus respectivos relatos, pero me faltaría mucho, MUCHO espacio y, es más, ¿qué gracia tendría conocerlos si ya os los presento aquí? El caso es sorprenderse con sus formas de ser, enamorándonos de sus historias, siendo parte de ellas, viviendo en su piel, sonriendo con ellos. Lo único que haré para abriros más la boca es dejaros algunos títulos, a cada cual más curioso e intrigante: Serafin, el desafinado; No creo en la mala suerte; Hazme el humor; Los pequeños placeres; Futuro imperfecto; Imaginando nuevos mundos… ¿Qué pensáis? Os aseguro que las historias creadas debajo de esos sugerentes títulos conllevan más sorpresas de las que cabría esperar.

La pluma de Silvia Guirado es fantástica, asombrosa, hechizantemente envolvente o quizás evolventemente hechizante… tras leer tantas historias suyas casi ni sé cómo definir la perfección en la que me he visto sumergida al leer los preciosos relatos. Que, por cierto, hablado de precioso… ¿veis todas estas imágenes tan cuquísimas, magnificas y sorprendentemente geniales? No puedo más que elogiar una y otra vez las obras maestras de los ilustradores, cada uno de los dibujos se amoldan espléndidamente a cada una de las historias contadas, poder leer y al mismo tiempo derretirse ante la belleza del arte del dibujo es un verdadero orgasmo literario. Todos los dibujos no podrían haber estado ahí sin sus respectivas historias contadas y viceversa, se complementan, se llenan los unos a los otros creando algo indescriptible —lo siento, ¡se me han acabado las palabras!—. ¿Sabéis cómo es eso de emocionar hasta al más insensible? Pues eso lo consigue esta novela, si os soy sincera, nunca he llorado con un libro —luego me convierto en una magdalena al ver una película, así que no tiene ningún sentido—, pero estos relatos son, aunque cortos, tan intensos que despiertan dentro algo dormido, afloran las lágrimas incluso a mí: de tristeza, de una felicidad inconmensurable, de crueldad… Sientes cada historia como su la estuvieses viviendo en ti mismo: acelera los corazones como si fuese su manera de vivir.
Por último en respecto al libro, no puedo olvidar mencionar sus enseñanzas, sus moralejas, sus valores… podéis llamarlo de la manera que queráis, porque este libro tiene tantas que, a cada una de cada historia le podéis poner un nombre propio para incluirlas en vuestras vidas como uno más en la familia. Son tantas las enseñanzas que se pueden encontrar, no se queda en una por cada relato, podemos casi encontrar una en cada escena, en cada frase escrita… —exagero “un poquito”, pero se entiende, ¿no?— ¡y lo más seguro es que haya obviado otras tantas que haya escondidas!

Como he dicho antes —dejando el libro por un momento y volviendo a lo que dije hace años… digo, párrafos atrás—, lo que yo tengo es parte de uno de los packs que ha sacado Play Attitude y no puedo no hablar de los extras que contiene… ¡son tan fantásticos! Bien, creo que empezaré por el CD, contiene una o dos canciones para cada una de las historias que, a lo mejor en un principio no tengan mucho sentido, pero al inicio puedes dejarte embelesar por el dulce sonido de un piano, de una guitarra o un bajo o ¡quizás de todo a la vez! Pero una vez hayas leído el libro, escuchar las canciones es volver a evocar las frases de las historias, los momentos que cuentan, los personajes encerrados —o liberados— entre sus páginas y sentir como si lo estuvieses releyendo de nuevo.
¡El cuaderno de bitácora! Es pequeño, pero he disfrutado como una enana viendo, leyendo y maravillándome sobre cómo se ha ido creado cada relato, es una manera de sentirse más cercano, tanto a la escritora, como a los ilustradores y, no puedo negarlo, pero es un detalle extraordinario; curiosidades, dibujos de más que no aparecen en el libro, bocetos, anécdotas… solo de recordarlo me apetece volver a abrirlo y perderme unos instantes en la creación del libro, es demasiado para una lectora voraz y muy amante de las novelas ilustradas, si os soy sincera y aunque suene lo más extraño y desorbitado —¡es la verdad!— cada vez que miro cada uno de los componentes del pack, me siento como una niña el día de Navidad, porque aunque lo haya visto y remirado todo unas decenas de veces, sé que cada vez voy a descubrir un detalle sutil y magnífico que había pasado inadvertido antes.

¿Veis estas preciosas postales a vuestra derecha? Desearía enmarcarlas y admirarlas cada día… ¡por no hablar de la ilustración de Carmesina y el Gato Negro! ¿Puede haber algo más perfecto que una lámina con los dos personajes más queridos por mí? Sí, que la tenga encima de mi cama y la pueda contemplar y saborear cada mañana —para que luego intente convenceros de que estoy cuerda…—.

¿Qué más puedo decir acerca de algo tan bonito? Yo lo guardo todo como un verdadero tesoro, para mí ya se ha convertido en uno de mis bebés —libros— privilegiados; a lo mejor es muy caro, no lo voy a negar, pero lo que sí os puedo asegurar es que vale muchísimo la pena, no es uno de esos libros que lees y los añades a tu lista de libros leídos del año sin más —solo de pensar en eso en respecto a “Los colores olvidados y otros relatos ilustrados” y ya me recorren escalofríos…—, es uno de esos libros que cuidaréis como si se tratase del tesoro más preciado del universo, es tan corto que apenas se puede releer en un par de horas, te hace pensar de tal manera que muchos libros ni siquiera se acercarían y las emociones que aflora… Y sus detalles, su lámina, las postales, el CD, el cuaderno de bitácora… son pequeños —enormes— extras que pueden no ser mucho, pero al mismo tiempo lo son todo.
Los colores olvidados y otros relatos ilustrados —con su respectivo pack— es una obra maestra, una edición cuidada con mimo, donde cada detalle cuenta, donde cada ilustración te hace soñar y cada relato se acurrucará dentro de ti para vivir en un huequito especial.
¿Lo habéis leído antes? Si la respuesta es negativa, ¿a qué esperáis?
Besitos,

domingo, 11 de octubre de 2015

Reseña de Electro

Electro
(Javier Ruescas y Manu Carbajo)
Edebé
Rústica con solapas
320 páginas
13,50€

Saga:
- Electro
- Aura (Noviembre 2015)
- Némesis (Marzo 2016)
Sinopsis: A sus diecisiete años, Ray sueña con marcharse a la universidad y salir de Origen, el pueblo en el que ha crecido. Pero una mañana, al despertar, descubre que el mundo que conocía ha dejado de existir. No queda nadie: ni sus padres, ni sus amigos, ni sus vecinos, y en esta nueva realidad los humanos ya no son las criaturas más poderosas del planeta. ¿Qué ha sucedido? ¿Dónde está todo el mundo? ¿Por qué parece que han pasado años desde la última vez que se fue a dormir? Para sobrevivir, Ray deberá confiar en Eden, una joven fugitiva curtida en la batalla cuyo corazón depende de energía externa para seguir latiendo. Guiados por un misterioso diario, emprenderán juntos un viaje lleno de peligros en busca de respuestas sin saber que algunos secretos es mejor que permanezcan enterrados para siempre... 
Opinión personal:
Un mundo postapocalíptico no tan lejano, un chico que despierta sin saber cómo ha llegado el mundo a ese aspecto, personajes extraños, un oxígeno contaminado y corazones a pilas, es como nos sueltan los autores a lo creado en Electro, todo es una vorágine de acontecimientos sin sentido, datos sueltos que solo hacen que quieras saber más, personajes extraños con armas aún más asombrosas… Si pensáis que habéis visto ya todo lo que la literatura distópica nos depara, es mentira, a cada libro me sorprendo más de las diferentes maneras que escritores pueden acabar con nuestro querido planeta y a cada cual me hace razonarme si algo así no pueda pasarnos pronto…

¿Queréis saber qué opino de los personajes? En realidad tengo sentimientos encontrados con ellos, Ray, el protagonista, es extraño, muy extraño —y no solo para mí— es, al mismo tiempo, débil y valiente, asustado y temerario, perdido y sabiendo quién es y dónde se encuentra; no puedo decir que no me haya gustado, pero tampoco es una maravilla. Lo mismo puedo decir de Eden —personaje que mencionan en la sinopsis como si nada, pero acaba apareciendo tras las cien páginas, todo muy lógico—, pero a ella le he cogido más cariño y no sabría decir por qué, descubrimos retazos de su historia y creo que es eso lo que más humana la ha hecho y me ha provocado un sentimiento de empatía hacia ella. Hay secundarios, pero casi que son menos que eso, aparecen aquí y allá, siendo retales de una historia, pero no cobrando tanta importancia para que les pueda declarar “secundarios” en la totalidad de la palabra.
«Finalmente el ser humano ha descubierto lo que es convertirse en una especie en peligro de extinción.»
¿Os importa si no dejo de repetirme con la palabra “extraño” a lo largo de la reseña? A lo mejor uso sinónimos, pero lo más seguro es que se me acaben al poco de empezar a usarlos: la trama es rara, muy rara. Todo empieza de manera muy caótica, repentina y perdida, pero por suerte el protagonista principal se encuentra en las mismas, así que, mientras se van descubriendo cosas poco a poco, todo va siendo un puzzle al que le faltan piezas, las cuales se van conformando con el diario —detalle muy curioso— encontrado por Ray; si os soy sincera, casi que he disfrutado mucho más las escasas hojas del diario, de un chico que escribía su paso desde el inicio de la Tercer Guerra Mundial, son detalles en las que desborda tal imaginación, tales escenas escalofriantes, tales momentos increíbles que es imposible no leer más deprisa para poder llegar a conocer más y más de ese nuevo mundo.

La prosa de los dos autores me ha gustado mucho, he leído una sola novela de Javier Ruescas con la cual no quedé muy agradada, pero siendo esto a cuatro manos, puedo decir y admitir que no me arrepiento de haberle dado una oportunidad a su pluma “compartida”: es peculiar, directa, sencilla y, de esas que, aunque se trate del mundo más embrollado y lleno de sucesos la mar de extraños, enseguida entiendes todo sin necesidad de releer o parpadear varias veces de manera que ese algo se aclare.

Hay acción, hay tensión, hay dolor, hay misterio, pero no voy a elogiarlo como si se tratase de lo más increíble que haya leído nunca, está bien, te mantiene en vilo con el “qué pasará”, queriendo saber cómo saldrán los protagonistas de una u otra situación… pero no puedo etiquetarlo como el libro más emocionante nunca leído.

¿Romance? Hay pocos libros sin él, pero siendo este tan nimio, sutil y etéreo, casi que me espero a que avance en el siguiente libro para hablar de él “un poco” más en profundidad.

Lo que no puedo olvidar es el desenlace… vale, me esperaba algo estrambótico, tenía ideas en mi cabeza, suposiciones, hipótesis varias, conjeturas diversas… como lo queráis llamar, pero lo que de verdad pasa es brutalmente imprevisible, o sea, por más vueltas que le puedas dar en tu cabeza, no he visto resolución de algo más chocante, impredecible y que me robase el aliento de igual manera.
En resumen, Electro es el inicio de una trilogía que puede dar qué pensar, los protagonistas son buenos, aunque tampoco para tirar cohetes; la trama sí que engancha con todos sus sucesos y la marabunta de embrollos por parte de los autores y, eso sí, el final es increíblemente roba-aliento, es difícil leerlo sin que los ojos se salgan de las órbitas. Por el resto, tengo muchas, pero muchas, ganas de que salga Aura.
¿Habéis leído Electro? ¿Tenéis ganas de su segunda parte? ¿Algún fan de Javier Ruescas?
Besitos,

jueves, 8 de octubre de 2015

Preguntas #18

¡Hola, hola! :)

En realidad llevaba demasiado sin actualizar esta sección —ni esta ni las demás tampoco... u.u— y, aunque hoy tampoco es que esté la mar de inspirada para hacer preguntas, no puedo negar que esta se me ha ocurrido así de pronto y, en el fondo, me pica muchísimo la curiosidad:
¿Escribís?

Sí,sí, obvio que si uno hace reseñas, las escribe, no me he vuelto loca hasta tal punto; mi pregunta va más allá: siendo lectores, zambulléndonos en tantas historias, relatos, imaginación desbordante.... la nuestra propia suele tomar su propio rumbo y, especialmente al escribir reseñas durante años —o meses— uno mismo lo intenta y escribe cosas propias, no siempre salen como uno quiere y a veces se convierten en un par de líneas llenas de profundas reflexiones que, al releerlas tiempo después, no llegas a creer siquiera que eso fue creado por ti. Así que, eso es lo que quiero que me digáis ¿escribís relatos? ¿Quizás alguna novela a medio terminar? ¿O una ya acabada y guardada en un cajón? ¿Reflexiones de pensamientos que nublan alguna vez vuestras mentes? En fin, ya me entendéis, ¿no? :P

Y, en respecto a mi respuesta: sí, sí que escribo, escribo porque, al igual que otras historias ya escritas y que llenan mis estantes, mis palabras me llenan de vida, a veces me hunden más cuando estoy triste, pero en otras ocasiones me hacen reflotar de nuevo a la superficie como un globo lleno de helio; escribo porque sin las palabras, siento que me faltaría el aire que llena mis pulmones a cada instante, escribo porque las palabras llenan mi cabeza y, si no lo hiciese, acabarían por usurpar mi voz en vez de mis cuadernos; escribo porque lo necesito y porque me hace sentir humana, escribo porque ir mejorando en ello es un reto para mí, releer lo de hace años y comparar con el ahora me hace sentir orgullosa de en lo que me he ido convirtiendo, de mis dispares pensamientos; necesito escribir porque los sueños necesitan ser recordados y las pesadillas superadas; escribo porque no puedo dejar que las palabras se queden encarceladas en mi garganta o dentro de mi cabeza; escribo porque siento que la magia existe en cada esquina y necesito no olvidarme de ello. Y sí, escribo porque, siendo una locura, es una de las cosas que me mantienen cuerda.

Decidme, ¿y vosotros? ¿Sois también tan dramáticos cuando se trata de escribir?
PD. Esto es lo que pasa cuando hago pausas entre estudio, en el fondo no hago de todo un drama... no de todo. La próxima entrada no será tan filosófica ;)
...espero
Besitos,

martes, 6 de octubre de 2015

Reseña de Paradise

Paradise
(Simone Elkeles)
Versátil Ediciones
Rústica con solapas
278 páginas
15,90€

Saga:
- Paradise
- Retorno a Paradise
Sinopsis: Nada ha sido lo mismo desde que Caleb Becker atropelló ebrio a Maggie Armstrong tras una fiesta alocada. A pesar de meses de terapia, Maggie no ha conseguido superar su cojera, su vida social es prácticamente nula y la solicitud para una beca que le permitiría estudiar fuera, y así escapar de las miradas de lástima que la rodean, ha sido cancelada.
Caleb regresa a Paradise después de un año cumpliendo condena en un reformatorio. Pero la vuelta a casa se ha convertido en un infierno, su familia y su exnovia le parecen extraños y él siente que ya no encaja en ningún sitio. Caleb y Maggie se sienten rechazados por quienes les rodean. Pero cuando la verdad sobre el accidente sale a la luz, todo cambia de nuevo, y Caleb y Maggie solo se tendrán el uno al otro para superarlo.
Opinión personal:
Si no me había quedado claro con la lectura de Química perfecta, tras adentrarme en Paradise ya es totalmente obvio que a la autora le gustan los dramas, le encantan, directamente, de esos dramas que te ponen la piel de gallina por escenas en las que empatizas con los personajes y la crudeza de los sucesos es desgarradora, vamos, de esas tramas que Simone Elkeles se monta en su cabeza para hacer sufrir a los lectores por todo lo que está pasando y sabes que no puedes parar; en muchos momentos me he visto en la sensación de “para, ya, necesito respirar, demasiada dureza para todo un mismo personaje, reparte, que el resto se lo merecen más y campan a sus anchas felices”. Que esto lleva a otro punto…

…los personajes. Pues bien, como es normal en los libros de Elkeles, Paradise está escrito desde dos puntos de vista, alternando capítulos desde Maggie y desde Caleb, lo cual es punto fabuloso porque puedes conocer detalles que el otro no conoce —aunque al mismo tiempo la impotencia de saberlo y que el otro no, es espeluznante, gritarle al libro no sirve, está comprobado—. Maggie es una chica que vivía en su pompa de felicidad: popularidad, vida brillante y una gran vida social… bueno, al menos hasta antes del accidente, el accidente que cambió su vida por completo, el suceso que la arrancó de cuajo de la vida increíble a una cruel realidad; bien, no puedo decir que sea una buena protagonista, directamente no puedo contar con los dedos de la mano la de veces que me ha desquiciado su comportamiento porque me faltarían, que me ha exasperado su debilidad, su falta de razón, su poco enfrentarse a la realidad… sí, su vida ha cambiado, muy bruscamente, ¡pero ha pasado un año! Asimílalo, mujer, ¡despierta! Que eres joven aún y tienes toda una vida por delante que puedes dedicar a otra cosa o esforzarte al máximo o… argh, no lo sé, ha habido tantas ocasiones en las que no la he podido soportar, es débil, muy débil y sus pensamientos básicamente me sacaban de quicio… por el resto, mola.

Caleb me gusta muchísimo, al inicio de la novela no me convencía, junto con Maggie, ya pensaba que iban a ser los dos un caso perdido, pero conforme avanza la novela, su personalidad se va perfilando, se da cuenta de fragmentos de su vida que antes no había advertido; su vida tampoco ha sido fácil, pero uno no puede huir de los problemas como si se tratase de cualquier otra cosa, las dificultades van adheridas a la vida, si no los enfrentas y solo los evitas, seguirán ahí, comiéndote, arrasando contigo, con todo… pero Caleb se da cuenta de ello y les planta cara, aunque quizás no siempre consiga el resultado que desee, no hay que darse por vencido y es algo admirable en este personaje.
 Es hora de que deje de tratar de escapar de mi vida ¿No te parece?
Hay otros secundarios, pero… puff, los amigos de instituto de ambos son estúpidos, no hay más, puedo definirlos con una palabra y casi hasta que son incluso más insulsos que eso: está el que se cree el machito guay, pero no; está la popular más puta que en fin, la imitadora, la falsa, el que está ahí pero no pinta nada, la que está de florero… ¿Sigo? Nah, la verdad es que no creo que haya muchos más, pero ya os hacéis a la idea de la calidad de los alumnos del instituto de Paradise, ¿no? Luego hay algunos como Leah —la hermana de Caleb—, sus padres y la madre de Maggie, que, bueno, tampoco hay mucho que decir de ellos, pero a la vez tienen un mundo complejo que es preferible conocer uno mismo. Eso sí, no puedo no mencionar y hacer hincapié en la señora Reynolds, es encantadora, muy sabia e increíble: no puedo más que decir que me gusta. Muchísimo.

Su mano luce aún más pequeña contra la mía. La hace ver más delicada y pequeña de lo que me había dado cuenta. Siento una necesidad de protegerla y ser su héroe si alguna vez necesita uno
El argumento te atrapa desde la primera página, es decir, parece no ser sumamente original ni tampoco de esas que adoras al instante, pero es entretenida y, junto con la prosa de Elkeles, dura un suspiro entre las manos. Las dos vidas llenas de tal crudeza te hechizan, sus formas de ser, los sucesos en sus vidas, la manera de cómo se enfrentan a la propia vida y a todos los que los rodean, enseguida se adentra en ti y no puedes parar de leer, incluso aunque quieras detenerte a tomar un respiro de la desgarradora vida de los protagonistas, es bastante difícil porque, al ser tan sumamente corta, siempre quieres más y más, y piensas que lo terminarás pronto y no quieres dejarlo para luego, sino llegar finalmente al desenlace y confirmar tus sospechas.

La verdad es que es bastante predecible, hay cosas como el “secreto más oscuro”, como lo llamo yo, que no me lo esperaba para nada, pero otros tantos más pequeños me los olía antes de que fuesen desvelados. No puedo decir que esto le quite emoción a la trama, porque no se trata de uno de esos libros, así que únicamente es una competición del lector con el libro viendo si lo has adivinado.

Es sí, a pesar de que haya odiado “un poco” a Maggie en unas cuantas —muchas— ocasiones, es obvio que los valores están presentes —aunque no sean muchos desde su parte—: la superación a una situación que te haya cambiado la vida, la forma de afrontar esa nueva vida que ha llegado por sorpresa, las formas de salir o de acomodarse en esa sensación de vida nueva y no sentirlo como si fuesen unos zapatos demasiado pequeños, sino aceptarlo porque es algo que no va a cambiar; el hecho de esforzarse y conseguir nuevas metas o, quizás, seguir con las anteriores, pero modificadas, de manera que no te defraudes a ti mismo o llegues a temer esos sueños “frustrados”.

Y, sí, el romance… me ha gustado, me ha parecido cuquísimo, monísimo, entrañable, genialoso, es tan, tan, tan… real *-* No sé cómo definirlo porque aparece tan dulcemente y de manera tan sutil, siendo cuando llega, también tan suave, qué apenas lo adviertes, pero lo adoras: por sus escenas, por los diálogos, por las acciones… por todo.

En resumen, Paradise es una novela de superación, quizás no en los dos personajes de la misma manera, pero acaba siéndolo de todas formas; en vez de temer a tu enemigo, a veces es mejor acercarse a él y, a lo mejor, no es tan terrible como pueda parecer en un principio.
¿Habéis probado la pluma de la autora antes? ¿Con estos libros? ¿Os llaman la atención?
Besitos,

domingo, 4 de octubre de 2015

Wrap Up de Septiembre

¡Hola, hola, lectores empedernidos! <3

En realidad me suena que nunca he hecho un recuento de mis lecturas mensual por el blog y en realidad no entiendo el porqué ya que me gusta mucho verlos en los de otros bloggeros n.n" así que como se supone que me estoy poniendo las pilas con el blog —aunque luego pase días y días sin subir nada y vuelva sin ninguna explicación porque directamente no tengo excusa— pues no está de más introducir los wrap up's, especialmente al ser Septiembre, el mes de las vueltas a las rutinas, pues así me motivo más —en realidad siempre digo lo mismo y acabo igual que siempre, pero es que, creedme, en infinitas ocasiones ni me entiendo a mí misma.
Y como yo no puedo añadir secciones nuevas sin una introducción la mar de extensa pues, ahora sí, vayamos a mostrar lo que he leído este último mes que, aunque pueda parecer poco en comparación a otros tantos que parece que leen libro por día, yo me siento orgullosa de ir recuperando el ritmo de lectura poco a poco —las sequías lectoras no molan:
Reseñas ya publicadas:

¿Habéis leído alguno de ellos? ¿U os llama algún otro? Las reseñas de todos están ya hechas e iré publicando las que me quedan durante esta semana :)
Besitos,

viernes, 2 de octubre de 2015

Sueños de piedra

Sueños de piedra
(Iria G. Parente y Selene M. Pascual)
Nocturna Ediciones
Rústica con solapas
573 páginas
16,50€

Sinopsis: Érase una vez un reino muy, muy lejano donde un príncipe premió a un mago por ayudar a rescatar a una joven en apuros.
Encantador. Lástima que nada de esto sea verdad.
En realidad, el príncipe sueña con gloria y venganza; el mago, con que sus hechizos no sean siempre un desastre y la joven en apuros, con huir de un pasado que la atormenta... y del recuerdo del hombre al que ha matado.
Érase una vez...
Opinión personal:
A veces, las palabras de una novela hacen que lo vivas todo con una realidad aplastante. A veces, las frases de un libro te hacen sentir cosas inigualables a cualquier otro leído anteriormente, o quizás te hace olvidarte de las comparaciones. A veces, los personajes te hacen vivir de tal manera que sueñas con ellos sin límites, que sientes su dolor y su alegría, que vives sus vidas. A veces, una historia cala tan dentro de ti que únicamente te apetece soñar y dejarte llevar, sea a donde sea que las autoras te quieran llevar.

Supongo que es obvio que eso es lo que he sentido con Sueños de piedra, es tan… es tal su grado de… es como… Siempre adoraré a esos libros que me roban las palabras, que me parece que tengo tanto que decir acerca de ellos que lo único que queda es el juntar letras para formar palabras nuevas, con mucho más significado que el que podría tener cualquier otra ya existente. En primer lugar, quiero destacar que Sueños de piedra es increíble, inspiradora y de esas novelas que, al finalizar, al pasar entre las alegrías y sufrimientos de sus protagonistas, solo puedes asegurar que lo que has leído perdurará durante mucho, mucho, pero mucho tiempo dentro de ti.

Un mundo de fantasía, una protagonista femenina brutalmente fabulosa, un personaje masculino que al inicio detestas y te irrita de manera inigualable, un personaje entrañable que adoras al instante y un argumento que te abrasa, te hace entusiasmarte, emocionarte, saltar, brillar, vivir, amar, odiar, soñar, creer…
« —Las mujeres, pedazo de imbécil, somos igual de válidas que vosotros. Que algunos hayan hecho de este mundo un lugar de hombres no significa que no seamos dignas de vivir en él, de ocuparnos de nuestras vidas, de hacer lo que se nos antoje con ellas.»
Debería empezar, sí, no sería mala idea dejarme de exclamaciones y palabras, mis lectores necesitan argumentos así que no os voy a hacer esperar más —aparte de los mil párrafos anteriores, claro—. Lynne es magnífica, una mujer que no se dejará ablandar por nadie, su vida no ha sido fácil, nada fácil: cargada de sufrimiento desde niña, sumergida en un mundo que no había elegido y, por ello, la admiro. Me encanta su valentía, su fuerza de voluntad, su personalidad… es de esas protagonistas que la literatura juvenil necesita, esa protagonista que demuestra que no siempre son las doncellas en apuros, en ocasiones estas llegan a tener que salvar al príncipe azul.

Arthmael es Arthmael, su vida, al contrario que la de Lynne, ha estado llena de comodidades; siendo el príncipe de Silfos: faltaría más. Al inicio de la novela no pude aguantarlo, es detestable, un hombre que piensa que las mujeres solo sirven para las tareas de la casa o para darles placer a ellos… Sí: odioso, repelente, irritante, despreciable, ya lo pilláis, ¿no? La RAE tiene muchos sinónimos para esto. No desvelaré acontecimientos, pero en el fondo, este tipo de personas solo necesitan la compañía adecuada para hacerles abrir los ojos, ¿no creéis?
«—Ningún comentario sobre la inutilidad de las mujeres, o te aseguro que yo misma me encargaré de dejarte inútil para cualquier mujer.»
La pluma de estas dos talentosas autoras no hace más que destacar, resaltar y magnificar los numerosos aspectos positivos que posee la propia novela; no puedo decir que sea poética o sencilla, no tiene tintes que haya podido encontrar en otras prosas, por ello, es única y creo que es obvio que en el buen sentido. Si no fuese por las palabras, por cómo lo han ido creando todo, por su forma tan envolvente de atrapar al lector, el libro a lo mejor habría sido una cáscara vacía, pero la personalidad de Lynne, las aventuras de los personajes, la propia trama, cada una de las escenas que conforman cada uno de los capítulos tienen su maravillosa y mágica esencia gracias a las autoras.

El argumento tiene grandes cantidades de aventuras, la primera mitad de la novela es todo ello: escenas en las que aguantas el aliento por los personajes, temes por ellos y celebras sus victorias… claro que, teniendo como componente a Iria G. Parente no puede faltar drama, mucho drama y lo peor es que, una vez empieza, el lector sufre de una manera lenta y cruel. No puedo negar que un libro sin drama es un libro inacabado, una novela sin nudo, pero leyendo la segunda mitad del libro, en ocasiones he deseado un libro de aventuras sin más.

¿Qué es un libro de fantasía sin su dosis de amor? ¿Ese romance que todos sueñan? No pienso decir mucho, más vale conocer este romance uno mismo, solo diré que los suspiros están garantizados y la sensación de derretirse de amor, obvio que también.

¿Sabéis de esas reseñas en las que apenas hablo del final porque son tantas las emociones que me embriagan al recordarlo que lo único que me apetece es decir miles de palabras sin sentido, ahogarme en un mar de fangirlismo y abrazarme al libro haciendo la croqueta por el suelo de mi casa con una sonrisa bobalicona en la cara? Bueno, pues eso es todo lo que quería decir del final de Sueños de piedra, ¿acaso necesito añadir algo más?

En conclusión, Sueños de piedra es una novela increíble, llena de sueños, de fuerza, de vida, de personajes extraordinariamente incomparables y, creo que lo que solo me queda por decir, es: si acaso dudas de leerla, de darle una oportunidad, de sumergirte entre sus páginas, hazlo, léelo, déjate envolver por la historia que las autoras tienen que contarte, te atrapará de tal manera que solo podrás arrepentirte de no haberlo leído el mismo día en que salió.
¿Habéis leído este libro? ¿La otra novela de las autoras? ¿Os llaman la atención?
Besitos,